israelitas construyen carreteras eléctricas inteligentes

Los israelitas construyen carreteras eléctricas inteligentes que pueden cargar vehículos de forma inalámbrica.

Mientras que Francia recientemente dio a conocer el primer camino equipado con paneles solares, parece que Israel está trabajando en algo aún más espectacular: carreteras inteligentes que podrían cargar los vehículos eléctricos de manera inalámbrica mientras estos circulan por ellas.

La compañía detrás de este proyecto futurista, Electroad, cree que la nueva tecnología no sólo podría eliminar la necesidad de los vehículos eléctricos de detenerse a mitad de camino y recargar las baterías, sino que también podría ayudar a reducir la contaminación producida por los gases de los automóviles que funcionan con motores de combustión interna.

De acuerdo con los desarrolladores, esta tecnología, podría ser integrada dentro de las carreteras existentes, gracias a una serie de bobinas que se insertan cada tantos metros. La innovadora tecnología, que ya ha sido sometida a exitosas pruebas de laboratorio, pronto será probada en una escala mucho mayor a lo largo de una ruta de autobuses públicos en la ciudad de Tel Aviv.

Como señaló el equipo, estas carreteras eléctricas se basan en la inducción magnética, un proceso que es responsable de la carga inalámbrica de los teléfonos inteligentes, así como de cepillos de dientes eléctricos. Esto, a su vez, les permitiría recargar los vehículos eléctricos de forma inalámbrica, mientras estos se desplazan por la llamada carretera inteligente.

Oren Ezer, CEO de la compañía, explicó:

Nuestra tecnología es flexible. Sólo se necesita cobre y caucho, y el despliegue es rápido y fácil. Se puede integrar un kilómetro de carretera en sólo medio día, de la noche a la mañana.

Para convertir las vías existentes en carreteras inteligentes y eléctricas, primero se necesita crear una zanja de 8 centímetros de profundidad. Después de esto, un artefacto coloca cuidadosamente el equipo de carga inalámbrico especialmente diseñado en la zanja que luego se rellena y se cubre con asfalto. A continuación, los lados de las carreteras se alinean con inversores inteligentes habilitados para la comunicación en tiempo real. Para que funcione, sin embargo, los vehículos eléctricos tendrán que ser habilitados con una unidad minúscula de la bobina, a través de la cual la energía será transferida sobre el entrehierro de 24 centímetros.

En la actualidad, el equipo está trabajando para adecuar esta tecnología para el transporte público. Ellos han construido alrededor de 20 metros de camino eléctrico funcional justo fuera de su laboratorio, y ya lo han probado con la ayuda de un autobús eléctrico. Las pruebas futuras incluirán un autobús eléctrico público a lo largo de una ruta existente en Tel Aviv.

Ezer también agregó:

Quitamos la fuente de energía. La electricidad vendrá de la energía renovable transferida a la carretera. Esta es una solución realmente sostenible. Una batería para un autobús eléctrico puede costar US$ 300.000 dólares y pesar 5 toneladas. Si se retira la batería, entonces el bus es mucho más ligero y requiere menos energía. Esta tecnología ahorra costos. Si lo comparas con autobuses diesel, el costo equivale a la mitad. Si usted acaba de comenzar con el transporte público se ahorrará dinero y luego se puede extender a los taxis. La recuperación de la inversión es bastante rápida.

Compartir