Grupo de científicos crean un pegamento quirúrgico de secado rápido para cerrar las heridas, este pegamento quirúrgico, es lo suficientemente elástico como para incluso mantener una herida sellada en un pulmón.

El tratamiento de una herida abierta suele requerir de suturas o grapas, pero estas tampoco son capaces de crear un sello totalmente eficaz. Sobre todo cuando se trata de lesiones internas que son más difíciles de tratar y sobre todo heridas en órganos como los pulmones, el tratamiento se vuelve aún más difícil. Los sellantes ofrecen una solución a esos problemas, pero ninguno de los que actualmente están disponibles en el mercado satisface todos los requisitos de una herramienta quirúrgica eficaz. Sin embargo, un grupo de científicos han desarrollado un nuevo tipo de pegamento quirúrgico que en realidad puede ser capaz de ser aplicado en todo tipo de situación. El trabajo de estos científicos fue publicado esta semana en el portal Science Translational Medicine.

“Un buen pegamento quirúrgico necesita tener una combinación de características: necesita ser elástica, adhesivo, no tóxico y biocompatible”, señalo Nasim Annabi, un autor del estudio e investigador de la Universidad Northeastern, en un comunicado. “La mayoría de los pegamentos quirúrgicos que se encuentran en el mercado poseen una o dos de estas características primordiales, pero no todas, y nos propusimos diseñar un material que pudiera tener todas estas propiedades”.

Su producto, denominado MeTro, es biocompatible porque se ha creado con proteínas similares a las que componen la elastina presente en los seres humanos y el cambio de las concentraciones de esas proteínas en el pegamento quirúrgico permitió a los científicos crear hidrogeles MeTro con una gama de diferentes elasticidades. Además, MeTro se seca en tan solo 60 segundos con la ayuda de una luz UV.

MeTro fue probado en ratas para sellar incisiones en arterias y pinchazos en los pulmones. También fue capaz de sellar con éxito las heridas en los pulmones de cerdo, incluso durante las inflaciones y deflaciones de los pulmones. El siguiente paso es probar el sellador en las personas.

“Las potenciales aplicaciones son increíbles, desde el tratamiento de graves heridas internas en las salas de emergencia, como accidentes automovilísticos y en las zonas de guerra, así como la mejora de las cirugías hospitalarias”, dijo Anthony Weiss, un investigador de la Universidad de Sydney y también autor del estudio.