Toyota se alía con Intel para desarrollar un ecosistema de vehículos autónomos, con esto, se crea otra alianza más en el desarrollo de la conducción autónoma.

Toyota firma una alianza con Intel, y un abanico de empresas tecnológicas, para desarrollar un ecosistema de vehículos autónomos interconectados. Al compartir datos sobre sus diferentes desarrollos y avances en lo que respecta a la tecnología de conducción autónoma, estas empresas buscan desarrollar mapas y mejorar los actuales sistemas de asistencia al conductor basados ​​en la computación en la nube. Completando la alianza (denominada el “Automotive Edge Computing Consortium”) se encuentra Ericsson, el fabricante japonés de piezas de automóviles Denso Corp y la firma de telecomunicaciones NTT DoCoMo.

Prácticamente todo el mundo está entrando en el mundo de los vehículos autónomos, y la colaboración entre las empresas es algo primordial para alcanzar metas mucho mas ambiciosas. Por ejemplo las alianzas entre Waymo de Alphabet y GM, están tratando de llevar a cobo sus desarrollos en el mundo de la conducción autónoma por media de Lyft. Renault está trabajando junto a Nissan. Y el gigante de la búsqueda en China Baidu, está apuntando, bueno, a todo el mundo. Y eso es sólo un puñado de las distintas alianzas que existen en la actualidad, existen muchas más. Toyota también se asoció recientemente con Nissan para construir una planta de ensamblaje en los Estados Unidos para la producción de vehículos eléctricos y automóviles de conducción autónoma.

Todas esas pruebas de vehículos autónomos interconectados ya están acumulando grandes cantidades de datos, los que se incrementarán exponencialmente con el paso del tiempo. De hecho, se estima que el volumen de datos entre los vehículos y la nube llegará a 10 exabytes por mes para el año 2025, dijo Toyota. Eso es aproximadamente 10.000 veces más grande que la cantidad actual, según la compañía. Agrupar algunos de esos datos en la forma de una alianza, por lo tanto, tiene bastante sentido, especialmente, si Toyota e Intel pretenden mantenerse al día con la competencia.

Compartir