En esta oportunidad te presentamos una revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper 1920X y 1950X, estos poderosos procesadores marcan el retorno de AMD al segmento de gama alta, dándole una batalla de igual a igual a Intel.

Hace no mucho tiempo atrás, antes de la aparición de Ryzen de AMD, el comprar un procesador era una tarea bastante simple, ya que si estabas buscando algo de nivel bajo o intermedio la opción era AMD, pero si realmente querías armarte de un sistema, ya fuese para trabajar o jugar, la opción más clara siempre fue Intel. Intel domino el segmento de los procesadores de gama alta por varios años.

Después de varios intentos con diferentes procesadores por parte de AMD, aparecieron los procesadores Ryzen 7, y convirtieron a AMD desde un desvalido en un candidato líder de primera línea para su próximo sistema. Con Ryzen Threadripper finalmente aquí, la transformación de la compañía de subcampeón a contendiente esta casi completa.

Esta CPU de escritorio llega a los 16 núcleos y 32 hilos, con soporte para memoria DDR4 de cuatro canales, 64 líneas PCI Express 3.0 y una serie de mejoras bajo el capó construidas para una velocidad y multiprocesos impresionante.

Pero lo bueno no viene barato, y esta regla no es la excepción con los procesadores AMD Ryzen Threadripper 1920X y 1950X, por lo que sí o sí tendrá que pagar si desea un procesador de alto rendimiento. El AMD Ryzen Threadripper 1920X comienza en los US$ 800, y el modelo 1950X es todavía más caro. Claramente acá no estamos hablando de procesadores para alguien que desea armarse un computador con un presupuesto limitado.

El tamaño si importa, porque el AMD Ryzen Threadripper es enorme

Integrar sobre un mismo silicio tal cantidad de núcleos ocupa mucho espacio, y los procesadores  Ryzen Threadripper tienen un parecido más cercano a la línea AMD Epyc de procesadores de servidores. Incluso después de utilizar los procesadores de la serie Core X de Intel, que también son de gran tamaño, los procesadores Threadripper tienen una presencia aun más dominante.

Sin embargo, los procesadores AMD tienen una similitud con sus pares de Intel. Las clavijas de contacto están en la placa madre, en lugar del procesador, que es lo contrario de lo que estamos acostumbrados a ver desde el equipo rojo.

La instalación ha cambiado, y ahora sigue un proceso que se asemeja a los procesadores de servidores AMD Epyc. La caja incluye un destornillador Torx T20 con un trinquete calibrado exactamente a la presión necesaria para colocar correctamente el procesador. Aunque el tamaño del procesador puede hacer que parezca intimidante, no lo encontramos más difícil de instalar que los procesadores de Intel. Ambos son fáciles de instalar, e incluyen características a prueba de errores que hacen que los daños durante la instalación sean muy poco probables.

Los usuarios tienen a su elección cuatro opciones de refrigeración por aire, o 20 opciones de refrigeración líquida todo en uno (AIO). Eso es gracias a un soporte especial incluido con cada procesador, diseñado para trabajar con enfriadores Asetek. Asetek no vende sistemas de refrigeración, sino que vende diseños a la mayoría de los principales fabricantes, y el soporte debe funcionar con la mayoría de los ventiladores que tienen un bloque circular en el extremo de la CPU. No cubrirá el procesador en su conjunto, pero AMD dice que la cobertura de los actuales sistemas de refrigeración AIO compatibles con AM4 es suficiente para socavar el calor del procesador. Por lo menos no tuvimos ningún problema con el calor durante nuestras pruebas.

Aparte de la gigantesca CPU, un sistema Threadripper se verá como cualquier otro PC de gama alta. Ya hay placas madre X399 de Gigabyte, ASRock, Asus y MSI, y todas ellas vienen con toda una batería de nuevas características. En la actualidad sólo están disponibles en los factores de forma ATX, y no esperamos ver un factor de forma ITX, o incluso mATX, en ningún momento cercano, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño físico del procesador Ryzen Threadripper.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: Una capacidad de cómputo impresionante

Los tres chips Ryzen Threadripper tienen un multiplicador desbloqueado, lo que permite a los usuarios levantar el reloj base del procesador más allá de su configuración de stock – 3.4GHz para el modelo 1950X y 3.5GHz para el modelo 1920X. Dicho esto, si decide no realizar un overclock, el procesador funcionara en su modo normal, lo que permitirá al procesador administrar unos 200MHZ de velocidad adicional en situaciones de sobrecarga.

Debido a que los procesadores de 16 núcleos todavía están a la vanguardia en lo que respecta a programas de uso doméstico, AMD ha añadido otro conjunto de switches a la utilidad de overclocking de Ryzen Master, que ayuda a asegurar la compatibilidad y un rendimiento perfecto para cada situación. Los usuarios que buscan una explicación sencilla pueden encontrar una en los nuevos perfiles preestablecidos, Gaming y Creative, que optimizan la CPU tanto para juego como para las tareas de trabajo más exigentes para las que realmente está destinado este procesador.

La elección de uno de esos presets afecta a un par de ajustes bajo el capó. El primero es lo que AMD llama Legacy Compatibility Mode, que simplemente apaga la mitad de los núcleos del procesador. Si bien eso está destinado a reducir las prestaciones en el modo multitarea y el rendimiento de la CPU en general, también puede ayudar a los juegos que no pueden manejar un total de 32 o 24 hilos. Como se observó cuando Ryzen apareció por primera vez, algunos títulos más antiguos no lo manejan bien, e incluso pueden negarse a correr, aunque eso es muy raro.

El modo creativo habilita todos los subprocesos y distribuye el acceso a la memoria para permitir un mayor ancho de banda cuando se trabaja con grandes conjuntos de datos y tareas muy exigentes. Es el modo que AMD recomienda para casi todo, y en nuestras pruebas, no había básicamente ninguna razón para pasar al modo de juego a menos que una aplicación simplemente no funcionara con un conjunto completo de 32 hilos.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: El procesador por si solo no basta

Al igual que con cualquier procesador de gama alta, el chip en sí es sólo la mitad de la ecuación. El chipset X399, que potencia las placas madre compatibles con Threadripper, puede manejar una franja de componentes y características premium. Está compitiendo con la plataforma de computación de consumo más alta de Intel, la X299, pero hay una diferencia clave entre las dos. Con AMD, la plataforma determina el nivel de soporte de componentes y memoria. Con Intel, la CPU puede limitar las características, como el número de carriles PCIe a los que tiene acceso, la rapidez con la que se puede ejecutar la memoria y si puede overclockear el procesador.

Eso significa que no importa qué modelo de procesador Ryzen Threadripper termine en un sistema, este ofrecerá 64 carriles PCI Express, que es 20 más que el procesador Intel Core i9 más alto. En el lado de Intel, encontrarás que el Intel Core i7-7820X solo soporta 28 carriles, a medida que disminuye la potencia del procesador (procesadores más económicos) también se reduce la cantidad de líneas o carriles PCI Express.

AMD proporcionó muchos ejemplos de lo que los usuarios potencialmente podrían hacer con 64 carriles PCIe. Es más que suficiente para un par de GPU en modo x16 completo, más dos en modo x8, y con suficiente potencia restante para algunas unidades PCIe NVMe e incluso una tarjeta de red. Es un conjunto extremadamente versátil de opciones para todo tipo de componentes adicionales, y con las nuevas soluciones de almacenamiento y tarjetas de procesamiento moviéndose hacia un nuevo estándar, esta versatilidad es más importante que nunca.

La plataforma Threadripper también admite la memoria de código de corrección de errores (ECC) y la memoria DDR4 de cuatro canales hasta velocidades de 3.200MHz. El Core i9-7900X, mientras tanto, soporta velocidades de memoria de 2.666MHz sin overclocking, y sin el bono de ECC. Esto tal vez no le importe a la mayoría de la gente, pero para aquellos que construyen una estación de trabajo pueden bien desear las características y el funcionamiento adicional de la memoria que Threadripper ofrece actualmente por sobre Intel.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: La competencia

La familia Threadripper de Ryzen consiste en tres modelo, el 1950X, 1920X, y el 1900X recientemente anunciado – que llega a finales de agosto, algunas semanas después de los primeros modelos. El 1950X costara cerca de los US$ 1.000 dólares, mientras que el modelo 1920X costara unos US$ 200 dólares menos, vale decir cerca de los US$ 800 dólares. Por su parte, el 1900X de 8 núcleos y 16 hilos, se ofrecerá a un precio relativamente menor de US$ 550.

Estos procesadores se sitúan en una oposición de precio directo a las ofertas del Intel Core i9 Extreme Edition recientemente lanzadas por Intel. La oferta de gama más alta es el Intel Core i9-7900X de 10 núcleos y 20 hilos, que se vende entre US$ 1.060 y US$ 1.120 dólares.

Hay más procesadores de gama alta en el camino de Intel para septiembre del 2017, incluyendo el Intel Core i9-7980XE. Ese chip tendrá 18 núcleos y 36 hilos, superando al Threadripper, pero también tendrá un precio mucho más alto, cercano a los US$ 2.000 dólares, o sea, el doble.

El integrar un mayor número de núcleos en un procesador, a menudo viene con un sacrificio en la  velocidad de reloj de un solo núcleo, un problema que todos los chips de Intel y AMD de gama alta sufren. El Threadripper 1950X puede tener 16 núcleos, pero cada uno sólo funciona con un reloj base de 3,4 GHz, y un modo turbo de 4,0 GHz. Con cuatro núcleos menos el Threadripper 1920X sólo lleva el reloj base a hasta los 3.5GHz, y deja intacto el reloj del modo turbo. El procesador Intel Core i9-7900X tiene un reloj base de 3.3GHz similar y 4.3GHz en modo Turbo Boost, con sólo diez núcleos.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: Los registros de las pruebas

Aún así, una mayor cantidad de núcleos a una velocidad de reloj más baja son buenas noticias para estas CPUs, ya que las cargas de trabajo se vuelven cada vez más capaces de distribuir los recursos alrededor de un mayor número de núcleos. Nuestras pruebas reflejan eso, con casi todas nuestras pruebas prácticas representando cargas de trabajo bien distribuidas y escalables. Hemos construido todas las plataformas de prueba nuevas tanto para las ofertas de Intel de gama alta, como para Ryzen Threadripper, la deberían representar un escritorio premium, aunque con espacio de almacenamiento limitado, por razones obvias.

Hemos construido ambos sistemas en gabinetes medianos Thermaltake Suppresor F31 ATX, con refrigeración Thermaltake 360mm AIO. Ambos sistemas con 32GB de memoria Corsair Vengeance DDR4 de 3200MHz en el equipo de Intel y memorias G.Skill TridentZ DDR4 3200MHz en la estación Threadripper. Ambos sistemas están equipados con unidades SSD PCIe NVMe como su única forma de almacenamiento, por un tema de simplicidad.

Aparte de la prueba de un solo núcleo en Geekbench, estas puntuaciones son por mucho los resultados más altos que hemos visto desde en cualquier computadora, y no es una pequeña victoria. El resultado de la prueba de renderizado de Cinebench deja atrás al Intel Core i9-7900X, es casi 500 puntos más que el récord mundial de AMD Ryzen 7 1800X establecido en febrero del 2017.

La conversión Handbrake 4K es particularmente reveladora, ya que el Threadripper 1950X logró alejarse por más de un minuto del Core i9-7900X. Las cargas de trabajo de codificación y decodificación de vídeo se están convirtiendo en una tarea cada vez más común para las máquinas de gama alta.

El punto de referencia 7-Zip sólo confirma lo que las otras pruebas nos han dicho: los procesadores Threadripper son una alternativa real a tener en cuenta. Incluso el más modesto Threadripper 1920X logra una victoria por sobre el Intel Core i9-7900X, un procesador que cuesta US$ 200 más. El modelo 1950X recoge el punto de referencia, la puntuación combinada del procesador fue de 72.028  en 7-Zip, lo que es aproximadamente un 30 por ciento más rápida que la del Core i9-7900X de Intel.

En Handbrake, por ejemplo, el modelo 1950X casi dobla el resultado típico que vemos desde un escritorio Core i7-7700K de gama alta, overclockeado como el Neuron de Origin.

Threadripper es un procesador increíble, capaz de soportar tareas extremadamente demandantes sobre una base de uso diario sin mostrar ningún tipo de problema, y es capaz de correr cualquier juego, codificación, diseño, edición y todo al mismo tiempo. Por su parte el Core i9-7900X más caro de Intel no se desplomó, pero si se estremeció.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: El comportamiento en los juegos

Aunque no hay nada que detenga al Threadripper de jugar a lo que te venga en ganas, ciertamente no es para lo que está construido. Nuestras pruebas han demostrado que incluso el Ryzen 3 1300X no genera cuellos de botella cuando se utilizan junto a tarjetas gráficas de gama media como la  RX 580, y el Ryzen 7 1700 es más que capaz de manejar cualquier configuración de GPU que se desee incorporar.

No es que haya algo malo en jugar con un procesador Threadripper, pero estarías gastando tres veces más de lo que realmente necesitas para correr el juego más demandante que exista en el mercado y más. Simplemente no se justifica armar un sistema solamente para juegos con un procesador como el Threadripper, no lo utilizarías en toda su capacidad. Ahora, eso no quiere decir que no lo puedas hacer. Y si, los juegos van a volar!

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: Nuestra recomendación  

Los procesadores Ryzen Threadripper de la serie 1950X y 1920X de AMD no solo cumplen cabalmente con un nivel de rendimiento de gama alta, sino que incluso podríamos decir, que redefinen el concepto de gama alta.

Ambos procesadores compiten con Intel en el mismo punto de precio, y proporcionan una plataforma mucho mejor para la informática de gama alta. A US$ 800 y US$ 1.000, no son para nada baratos, pero son más asequibles que la alternativa de Intel.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: ¿Hay una mejor alternativa?

Como hemos dicho antes con estos componentes de gama alta, no todo el mundo necesita este tipo de poder abrumador, y cualquiera que lo necesite, debe saber exactamente para qué lo está comprando. Si su objetivo no son las tareas de una estación de trabajo serias que deben completarse lo más rápido posible y son tareas extremadamente demandantes, un procesador como este es algo excesivo. Por otro lado, si necesitas este tipo de poder, este procesador, es la mejor alternativa en el mercado actual.

El Intel Core i9-7900X es el competidor más obvio, es lo que más se le acerca en términos de lo que Intel tiene para ofrecer actualmente, con un precio que se eleva por sobre los US$ 1.000 dólares dependiendo del minorista. Tiene menos núcleos, 20 líneas PCIe menos y carece de soporte para la memoria ECC. Si bien en estricto rigor, ninguno de ellos es absolutamente necesario, por lo menos hasta que te das cuenta de que el Threadripper 1950X vale tan solo unos US$ 50 dólares menos. Eso hace extremadamente difícil recomendar la oferta de Intel por muy bueno que este procesador sea. Elegir al procesador de Intel por sobre el AMD seria solo algo que un “Intel fanboy” haría.

El procesador de Intel tiene una ventaja, y eso es en el rendimiento por núcleo. Es por eso que marca tan bien en la prueba de single-core de Geekbench. Sin embargo, si el rendimiento por núcleo es lo que quieres, debes buscar una clase diferente de procesador. Threadripper y Core i9 están diseñados para obtener los máximos resultados en procesos multi-core.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: ¿Deberías comprarlo?

Definitivamente sí. Para aquellos que necesitan este tipo de potencia de cálculo para hacer videos, editar escenas y crear modelos en 3D, o bien trabajar con iluminación, o manejar tareas de codificación pesadas sin tener que ocupar todo los recursos de su sistema, la elección es más que clara.

Revisión de los procesadores AMD Ryzen Threadripper: Palabras finales

Los procesadores Threadripper de gama alta ofrecen un mejor rendimiento multi-core, más opciones desbloqueadas y una plataforma mucho mejor por el mismo precio que lo que actualmente puede ofrecer Intel. Por lo que en honor a la verdad si quieres invertir bien tu dinero, te recomiendo ir por AMD, pero que sea si o si de la línea Ryzen o Ryzen Threadripper.

Compartir