Nuevo compuesto plástico permite la impresión 3D en el espacio, de esta manera los astronautas de la Estación Espacial Internacional, podrán imprimir sus herramientas de acuerdo a sus necesidades específicas.

Este nuevo material para impresoras 3D podría cambiar la forma en que almacenamos, suministramos y operamos la Estación Espacial Internacional.

Mantener la Estación Espacial Internacional (ISS) funcionando adecuadamente requiere una letanía de herramientas especializadas, y entre las varias averías imprevistas y actualizaciones periódicas de hardware, a menudo es difícil anticipar las herramientas que la tripulación necesitará para una determinada tarea.

Además de eso, también es extremadamente caro lanzar objetos al espacio, por lo que en los últimos años, la NASA ha estado analizando la idea de las herramientas de impresión 3D en órbita.

El año pasado, los astronautas del ISS hicieron titulares cuando usaron la primera herramienta impresa en 3D creada en el espacio, pero esta herramienta no estaba exenta de limitaciones. Debido a las condiciones extremadamente duras en el vacío del espacio, las herramientas impresas en 3D de la NASA se han limitado en gran parte al uso dentro de la misma estación.

Pero ahora, la tecnología está preparada para otro salto gigante. El lanzamiento de la impresión en 3D “Made in Space” ha desarrollado un nuevo material que se puede utilizar no sólo dentro de la propia ISS, sino también en las extremas condiciones del espacio exterior.

El nuevo material – hecho de una mezcla entre polieterimida/policarbonato (conocido como PEI/PC) – es varias veces más fuerte que los plásticos tradicionales actualmente impresos en la ISS.

“En un vacío, el compuesto PEI/PC no va a emitir partículas, es resistente al ambiente UV, es resistente al oxígeno atómico, por lo que puede realizar aplicaciones y usos reales en el espacio”, explicó el vicepresidente de “Made In Space”, Matt Napoli.

Este robusto compuesto no solo se puede utilizar para imprimir herramientas más fuertes, el material también podría ser utilizado para crear piezas exteriores de repuesto para la ISS. En el futuro, “Made In Space” pretende utilizar a la ISS como plataforma de lanzamiento para satélites pequeños impresos in situ.

La empresa está actualmente probando una impresora 3D, llamada Archinaut, que tiene la capacidad de operar totalmente fuera de la estación. Este sistema será lanzado a la ISS en el año 2018, y podría ser utilizado para hacer el primer satélite impreso en 3D jamás creado en órbita.