Esta nueva entrega de la saga de La Tierra Media es aún más amenazante de lo que usted recuerda en “Shadow of Mordor”. Y para que te hagas una idea de lo que se trata te damos nuestra primera impresión sobre La Tierra Media: Sombras de Guerra.

Si te gustó la Tierra Media: Shadow of Mordor, hay dos posibilidades, o vas a ser muy feliz o te irás un poco decepcionado por su secuela, Middle-Earth: Shadow of War. Por lo menos en mi caso, me voy muy feliz.

El desarrollador Monolith está expandiendo, aumentando y duplicando los elementos que hicieron que Shadow of Mordor funcione y fuese un juego genial, esto fue más que evidente cuando mostró una gran parte del juego a los periodistas en la E3 2017. Pero también se siente un poco como una versión ampliada y más profunda del mismo juego, que bien podría ser una desviación para los jugadores que esperan revisiones masivas. Sombras de Guerra es más grande, más intrincado que su predecesor, todo gracias a su robusto sistema Némesis

Los jugadores de Shadow of Mordor recordarán el rasgo característico del juego, un sistema en el que los orcos que pueblan el malvado país de Mordor del universo de Tolkien crecen, suben de nivel y recuerdan sus encuentros con usted. Un orco aleatorio que golpea un golpe mortal contra el jugador avanza entre las filas de la sociedad orca, ganando un nombre y rasgos, y apareciendo más tarde en el mundo para amenazarlo nuevamente. La idea es crear historias personales de jugadores con rivalidades y venganza entre usted y los orcos, presentes durante todo el juego.

El sistema némesis lo hace mucho más amenazante en Sombras de Guerra

La línea de marketing para Sombras de Guerra es “Nothing is forgotten” (Nada se olvida”), y esa es la orden de marcha para el aspecto más interesante del juego. Ahora el sistema Némesis que permite a los orcos ser más poderosos con el transcurso del tiempo se amplía, lo que le permite crear un ejército propio. Pero tus orcos capturados, mentalmente dominados, recuerdan lo que les sucede – y bien podrían decidir traicionarte si eres un mal líder.

“Siempre hay esos tipos que a la gente les encanta odiar”, explicó Bob Roberts, director de diseño. “La última vez, se trataba de matar y vengarse. Así que ahora existe toda esta nueva dimensión en la que lo haces tú seguidor, él mantiene su personalidad, y se vuelve leal a ti”.

La demo que hemos jugado en la E3 permite a los jugadores recorrer actividades como las misiones ambientales y la recolección de objetos, participar en los momentos de la historia o tratar de hacer crecer su ejército y capturar el territorio en Mordor. Es esta última parte que es la más interesante – donde la última vez que se reunieron los orcos con el fin de debilitar a sus comandantes y, en última instancia, derrotar a los tenientes de Dark Lord Sauron. Esta vez, su objetivo es hacerse cargo del país pieza por pieza.

Hay nuevos y más líderes orcos, con más de una jerarquía, y rasgos más interesantes y muchas más peculiaridades en la personalidad de cada uno.

Para capturar fuertes, puedes derrotar a los jefes de guerra debilitando a sus subordinados, y por extensión, debilitando las defensas de una fortaleza. Reunir a los comandantes orcos en tu causa en última instancia, te permite ejercer un enorme asedio militar contra una fortaleza que aumenta la escala de las batallas en la Sombras de Guerra significativamente.

La naturaleza de mundo abierto de Sombras de Guerra juega en la toma de fuertes, dándole una variedad de opciones en términos de cómo abordar esas batallas. Cuanto más trabajo pones antes de atacar el lugar, llevando a los jefes de guerra y convirtiendo a los tenientes en tus seguidores, menos difícil será el momento en el que finalmente declares la gran batalla. Quita los warchiefs de un fuerte, y podrás doblegar sus defensas o quitar los cubos de veneno que pueden volcar a través de agujeros en las paredes exteriores de las fortalezas.

También escogerás tenientes cuando ataques un fuerte con tus orcos dominados, y cada uno de ellos trae bonificaciones adicionales. Uno podría llevar una manada de voraces carruajes, otro podría equipar a todos sus secuaces con escudos, y así sucesivamente. Las decisiones estratégicas pueden ayudarle a contrarrestar las defensas de la fortaleza, lo que aumenta las posibilidades de éxito.

Esta nueva entrega es mucho más creativa y por lo tanto también es mucho mas reactiva, dijo Roberts. Sus tropas recuerdan cómo las dirigen (y si las dejan morir), al igual que los tipos que luchan en batalla, recuerdan lo que les hicieron o por el contrario también recuerdan si los guiaste hacia la victoria.

Si un comandante orco en tu ejército se lesiona en el campo de batalla, sangra de la misma manera que los jugadores en juegos como Gears of War. Actúa rápidamente y podrás salvarlo. Si fallas, probablemente morirá, pero hay una posibilidad de que milagrosamente pueda sobrevivir de alguna manera, y no estará contento si lo dejaste morir, por lo que probablemente se vengue de ti.

Interacciones como esa pueden llevar a luchas internas en sus propias filas, así como las del enemigo. Incluso podrías terminar con tus soldados de confianza traicionándote. También tiene sus aspectos positivos, como por ejemplo, puedes designar a un orco como tu guardaespaldas, y hay una posibilidad de que podría salvar tu vida durante una de las secuencias de muerte de “última oportunidad” de Sombras de Guerra. Roberts dijo que la esperanza es que las historias personales de los jugadores con orcos van más allá de los rencores para incorporar potencialmente amistades sangrientas.

La guerra continúa en Mordor con Sombras de Guerra

Así que el sistema Némesis es más grande y más robusto durante esta entrega. En cuanto al resto del juego – se siente bastante parecido a la Sombra de Mordor, lo cual si te gusto el juego es algo muy bueno y para aquellos que lo juegan por primera vez, les aconsejo que primero jueguen la primera parte para entender de que se trata y así tenga sentido la segunda entrega. Las misiones del mundo abierto están mezcladas con las interacciones ambientales del sistema de Némesis, y forjan una historia que se desarrolla mientras que usted termina misiones y sigue su lucha por las tierras de Mordor.

Esta entrega ofrece mucho más en el camino de las habilidades potenciales y mejoras para el personaje de Talion, este ofrecerá más posibilidades de personalizar la forma de jugar Sombras de Guerra con el tiempo.

Además de tratar de derribar a un jefe de guerra y de tomar una fortaleza, echamos un vistazo a una misión de la historia Sombras de Guerra. En esta, Talion estaba trabajando para aprender acerca de una clase especial de orcos llamada el Elegido, lo que significaba escabullirse en un área específica, capturar orcos de bajo nivel e interrogarlos.

Con algunas adiciones como un salto doble y superficies más escalables, pudimos escalar rápidamente edificios, derribar a los arqueros y esconder los orcos para interrogarlos. La misión furtiva se habría sentido como en casa en Shadow of Mordor, pero las adiciones y mejoras a Sombras de Guerra -especialmente cuando se trata de saltar y escalar- hicieron que la misión se sintiera mucho más abierta al permitir una variedad de enfoques diferentes.

Por lo que a todos los que disfrutaron de la primera parte, esta segunda entrega es la continuación obligada, si bien el libreto es casi el mismo, el factor adicional de ser mas estratégico le suma una dificultad adicional, haciéndolo más interesante y entretenido, con una nueva jerarquía de orcos y también con un enfoque más actualizado, mas real, y mucho mas desafiante.