Según la OMS, los aparatos de bronceado artificial son cancerígenos para los seres humanos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) declaró hoy que tiene la intención de detener el bronceado artificial en menores de 18 años.

En la propuesta de norma, la agencia busca prohibir a los operadores de los salones que permitan a los menores de edad visitar las cámaras de bronceado, y exige que los adultos firmen un documento reconociendo el riesgo antes de dejar la ropa y tomar las gafas de protección.

Ésta es la acción más dura del gobierno de Estados Unidos para frenar el uso de los aparatos de bronceado, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado como cancerígenos para los seres humanos. Once estados y Washington DC ya prohíben a los menores el bronceado artificial, de acuerdo con la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. Los operadores de los salones que violen las normas podrían ser castigados con la incautación de las camas bronceadoras, sanciones civiles e incluso el enjuiciamiento.

La regla no aplicaría para el uso personal de lámparas de sol u otros aparatos de bronceado en casa. Cerca del 17 por ciento de los adolescentes han probado el bronceado artificial, según la Academia de Dermatólogos de Estados Unidos. La práctica puede resultar en hasta 400.000 casos de cáncer de piel en un año en el país según el estudio citado por el grupo. “La tan esperada propuesta de la FDA para los aparatos de bronceado es un paso importante que ayudará a reducir los diagnósticos y muertes de cáncer de piel”, dijo la Red de Acción contra el Cáncer de la sociedad del Cáncer de Estados Unidos en un comunicado.

Los salones de bronceado artificial captan cerca de US$ 3.000 millones anuales en Estados Unidos, según el investigador de mercado IBISWorld. Un mensaje a la American Suntanning Association, que representa a los propietarios de los salones de bronceado, no fue respondido de manera inmediata.