El ex vocalista de las bandas Stone Temple Pilots y Velvet Revolver, el cantante Scott Weiland, fue encontrado muerto en el interior de su autobús en cual desarrollaban su gira por Minnesota. Tenía solo 48 años.

Acá te dejo un de los tantos temas de Weiland, esta vez junto a Velvet Revolver:

 

La esposa de Weiland, Jamie Weiland, confirmó su muerte en el diario Los Ángeles Times, diciendo: “No puedo lidiar con esto ahora mismo … es verdad.” El manager de Weiland, Tom Vitorino, también confirmó que el cantante falleció el jueves, antes del concierto pactado para esa noche.

Una fuente cercana a la banda se percato que Weiland no abría la puerta del autobús, momento en que la persona entra y descubre el cuerpo de Weinland sin vida. Todo esto aconteció alrededor de las 9 pm – poco antes de que el grupo subiera al escenario en el Medina Entertainment Center en Medina, Minnesota.

No obstante, la prensa internacional especula que podría tratarse de una sobredosis de drogas. La tesis no es disparatada, pues el cantante tuvo una extensa y tortuosa historia de consumo de heroína, cocaína y crack.

El músico, nunca negó sus problemas con los alucinógenos. De hecho, en más de una oportunidad recordó que empezó a consumir a mediados de los noventa, después del exitoso lanzamiento del disco debut de Stone Temple Pilots, “Core” (1992).

“Llegando a Manhattan con otros amigos de otras bandas oí como pedían a sus ‘contactos’ que les llevaran varias bolsas de ‘China White’. Y yo no podía dejar pasar los ‘privilegios’ de ser una estrella de rock y esa noche antes del primer concierto en Nueva York me drogué. El estado al que me tomó era indescriptible, me sentía tranquilo y lleno de valor en un mundo lleno de demonios y dudas. Pero sé que ha sido un viaje lleno de muchos conflictos y líos que han destruido partes vitales de mi vida”, dijo en una entrevista citada por el portal de las guitarras Gibson.

En aquel periodo, el cantautor se fue a vivir a un hotel porque su círculo íntimo lo empezó a presionar para que se recuperara. Él mismo confesó que en ese lugar consumía drogas con frecuencia, especialmente en una época en que se reunía a menudo con la viuda de Kurt Cobain, Courtney Love, quien se hospedaba en el mismo lugar.

Debido a la tensión entre los músicos, hacia 1997 el grupo se tomó un receso, y Weiland comenzó a trabajar en su debut como solista, “12 Bar Blues”. En ese periodo volvió a ser procesado por consumo de heroína y crack, en el estado de Nueva York.

Posteriormente, ya hacia fines de 1998, volvió a componer con los Stone Temple Pilots y al año siguiente lanzaron “No. 4”. Hacia 2001 publicaron su quinto disco de estudio, “Shangri – La Dee Da”. Si bien la relación entre Weiland y sus compañeros estaba mejor en esta etapa, nunca dejó las drogas.

La estabilidad de Weiland se fue a pique en 2003, cuando fue condenado a cárcel por manejar bajo el efecto de sustancias ilícitas. Hizo terapia y supuestamente se alejó de las drogas por un tiempo. En el mismo periodo comenzó a promocionar su nueva banda: Velvet Revolver. Pero en 2007 volvió a entrar a rehabilitación.

Desde mediados de la década de 2000, el estadounidense tuvo periodos altos y bajos a nivel personal, siempre con la constante compañía de las drogas.

Lamentablemente nunca pudo rehabilitarse de su adicción y finalmente fueron ellas, las drogas, las que terminaron por apagar su voz, su luz……su vida.

Desde hoy una nueva estrella brillará en el firmamento del Rock con el nombre de Scott Weiland.

Fuente: TMZ.COM

Compartir