Siempre más limusina que sedán deportivo, el nuevo BMW Serie 7 sobresale en ambos sentidos de su personalidad, la lujosa y la deportiva, lo que nos trae una combinación que no todos pueden lograr. Las nuevas línea de la serie 7 se adelgazan hacia abajo, gracias a una nueva plataforma que incluye elementos estructurales de fibra de carbono, a la vez que eleva el coeficiente del lujo a bordo junto a su mágica tecnología.

De esta forma se podría describir al nuevo BMW  Serie 7 que, según la marca, redefine la experiencia al conducir, sumando un nivel de equipamiento y de tecnología única para el segmento. Esta nueva generación está desarrollada con materiales livianos de alta calidad para mejorar la eficiencia del combustible y el confort de marcha.

Para su motorización, la marca alemana optó por una gama de tres motores de nueva generación: un seis cilindros en línea de 3.0 litros con 326 caballos de potencia (740i), un V8 twin turbo con 450 caballos de potencia (750i xDrive) y una versión híbrida enchufable de cuatro cilindros asociado a un impulsor eléctrico que en conjunto ofrecen 326 caballos de potencia (740e). Este último, será capaz de recorrer hasta 25 millas en modo eléctrico y alcanzar una velocidad máxima de 75 millas por hora. Todos se combinan con una transmisión Steptronic de ocho velocidades y pueden contar con el sistema de tracción total xDrive de manera opcional.

Ahora, más que nunca, el BMW Serie 7 es un coche de vanguardia. A disposición de los clientes se encuentran las tecnologías más avanzadas de la bayerische. El sistema multimedia iDrive se actualiza y se presenta con una pantalla táctil y la posibilidad de controlarlo mediante gestos. El cuadro de relojes es una pantalla de 12,3″ capaz de mostrar la información de distintas formas. Los controles del climatizador son táctiles y las unidades equipadas con control de cuatro zonas también tienen manejo táctil desde las plazas traseras.

Está también disponible la carga inalámbrica de móviles, pero dejándonos de tanto gadget, lo más sorprendente son las tecnologías de ayuda a la conducción. El reconocimiento de señales de tráfico, la visión nocturna y el head-up display con toda la información del vehículo nos pueden parecer incluso elementos banales comparándolos con el asistente de conducción en atascos y el sistema de aparcamiento sin conductor.

El BMW Touch Command es otro de los elementos destacados. Es una tablet de 7″ que cualquier pasajero puede utilizar, incluso fuera del coche. Desde ella se pueden regular elementos como los asientos, la iluminación ambiente o el equipo multimedia, además de todas las funciones que pueda ofrecer una tablet normal. Los sibaritas del sonido podrán escoger el equipo Bower & Wilkins con amplificador de 10 canales y 1.400 watios.

BMW individual pone a disposición de los clientes una serie de opciones como un pequeño frigorífico, luces de lectura o la personalización y materiales más exquisitos. Del mismo modo que los muebles del salón nos los hicieron a medida, podemos hacer lo propio con el interior del nuevo BMW Serie 7.

En el momento de su lanzamiento el BMW Serie 7 estará disponible con dos motorizaciones. Por la parte de los gasolina se ofrecerá el motor V8 4.4 biturbo de 450 caballos (750i) de potencia y siempre asociado a la tracción total xDrive. La variante diésel con la que llegará al mercado el Serie 7 es la más demandada, conocida como 730d. Se trata de un seis cilindros en línea y 3.0 litros que eroga 265 caballos y 620 Nm. Garantiza unas prestaciones sobradamente solventes y un consumo medio de hasta 4,5 litros a los 100.

En el caso del 730d, la tracción total xDrive es opcional. Próximamente la gama se verá completada y entre más motores diésel y gasolina encontraremos un modelo híbrido, el BMW 740e, del que pronto esperamos conocer más detalles.

Todas las motorizaciones del Serie 7 tienen, y tendrán, cambio automático Steptronic de ocho relaciones. Esta caja tiene función de Launch Control y circulación a vela, el primero para sacar el máximo potencial y el segundo para reducir los consumos aprovechando mejor la inercia. A la eficiencia de combustible también contribuyen elementos como la parrilla frontal activa, los bajos carenados, las salidas de aire laterales para mejorar el flujo aerodinámico, los nuevos retrovisores y el sistema Stop & Start que es de serie en todas las motorizaciones.

VersiónMotorCambioConsumo medio0-100 km/h
750i xDriveV8 4.4 450 CVAT 8v8,1 l4,4 s
750Li xDriveV8 4.4 450 CVAT 8v8,3 l4,5 s
730dL6 3.0 265 CVAT 8v4,5 l6,1 s
730LdL6 3.0 265 CVAT 8v4,6 l6,2 s
730d xDriveL6 3.0 265 CVAT 8v4,8 l5,8 s
730Ld xDriveL6 3.0 265 CVAT 8v4,8 l5,9 s
Compartir