Descalza, sencilla, como una chica cualquiera de 23 años y con un poema en sus manos, así se presentó la exitosa modelo Cara Delevingne para conversar sobre su explosiva carrera, que el viernes pasado repasó en la Cumbre “Women in the World”, en Londres.

Tras ser consultada por el actor británico Rupert Everett sobre los comienzos de su carrera, la que partió posando para Burberry el año 2011, la modelo quiso de inmediato reflexionar sobre lo que ocurría con sus emociones, cuando decidió abandonar el colegio a los 17 para dedicarse a las pasarelas, motivada por la depresión: “En nuestra cultura nos dicen que si eres bonita, si eres flaca, si somos famosas, exitosas, si encajamos, si todos nos aman, seremos felices. Pero eso no es del todo verdad”.

A continuación, se sacó sus zapatos con tacos exageradamente largos, excusándose que lo que quería leer –un poema de hace un año, en momentos en que la depresión volvió a su vida-, le ponía muy nerviosa, así que necesitaba ponerse cómoda. Luego, leyendo un pequeño papel en sus manos, comenzó a recitar:

“¿Quién soy?
¿Quién trato de ser?
No yo misma. Cualquier persona, menos yo
Viviendo una fantasía para enterrar la realidad

Llena hasta el borde con falsa confianza”

En plena época de éxito, en que su rostro de cejas tupidas y gestos graciosos aparecía en prácticamente en todo el mundo a través de la publicidad y ganaba millones de seguidores en redes sociales, Delevingne parecía vivir duros momentos que la mantenían infeliz: “No tenía el concepto de decir no a nadie, nunca”. Y junto con asegurar que vio cómo fotógrafos y agencias explotaban a las modelos –sobre todo, las menores-, señaló que el estrés provocó en ella una psoriasis con la que aún debe lidiar.

“De verdad quería que alguien me detuviera, que dijera ‘necesitas tomar un descanso, necesitas velar por ti misma’”, dijo. “(Y) eventualmente dije que no, eventualmente me tomé un descanso, gracias al consejo de Kate Moss quien me levantó del suelo en un momento de mucha tensión”, recordó.

Y fue gracias a su compañera de labores, con la que comparte varias campañas publicitarias, que Delevingne se dio espacios en su vida para escribir y hasta hacer yoga, hasta que logró cumplir un sueño de niñez, y probar suerte en la actuación. “El viaje más importante que hacemos en nuestro interior, encontrar nuestra verdad, quiénes somos y qué nos hace felices”, dijo la modelo.
No todo es glamour en la vida de las “Top Models”, al final del día son personas como cualquier otra, como tú o yo, con problemas y alegrias, simplemente tratando de hacer su vida, con fracasos y aciertos.