Seat ha informado de que ha equipado un total de 700.000 vehículos con los motores diésel EA189, que incorporan el software diseñado para manipular las emisiones de gases contaminantes. El grupo automovilístico ha ordenado a sus concesionarios en España la suspensión temporal de la venta de vehículos de las marcas Seat, Volkswagen, Audi, Skoda y Volkswagen Vehículos Comerciales equipados con motores diésel EA 189.

Dr. Herbert Diess, CEO de Volkswagen AG, explica: “Estamos trabajando a toda velocidad en una solución técnica que presentaremos a los socios, a nuestros clientes y al público lo antes posible Nuestro objetivo es dar a conocer que sus vehículos cumplen plenamente con la normativa. Les aseguro que Volkswagen va a hacer todo lo humanamente posible para volver a ganar la confianza de nuestros clientes, los concesionarios y el público”

Volkswagen AG ha anunciado su plan de acción para corregir las emisiones en los vehículos diesel afectados. En una primera etapa, los clientes serán informados de que las características de las emisiones de sus vehículos serán corregidos en un futuro próximo. Todos los vehículos son técnicamente seguros y aptos para circular.

En el marco del plan de acción, Volkswagen y otras marcas del Grupo cuyos vehículos se ven afectados, presentarán las soluciones técnicas y medidas a las autoridades responsables en octubre.

Los clientes con estos vehículos serán informados en las próximas semanas y meses. Todas las marcas del Grupo vinculadas establecerá sitios web nacionales para informar a los clientes sobre la evolución.Una evaluación interna se estableció el pasado viernes. Por lo tanto, se requiere un procedimiento de servicio para unos cinco millones de vehículos de turismos de la marca Volkswagen de un total de once millones de vehículos del Grupo en todo el mundo.

Varios modelos son afectados en diferentes periodos, como la sexta generación de Volkswagen Golf, la séptima generación Volkswagen Passat o la primera generación Volkswagen Tiguan. Todos ellos montan el motor diesel Tipo EA 189.

Lee también: El escándalo del grupo Volkswagen

Los Seat contaminantes

Según diversas agencias de noticias durante los años objetos de la polémica (entre 2009 y 2014), Seat vendió en todo el mundo 1,79 millones de vehículos, de los que 428.800 lo fueron en España. Considerando los numerosos modelos afectados (Ibiza, León, Toledo, Exeo, Altea, Altea XL y Alhambra) y el gran peso de las versiones diésel con los motores sospechosos, se puede estimar en que el número de vehículos manipulados que circulan por nuestras carreteras debería pasar de los 300.000 coches.

Seat ha recordado que el consorcio alemán está investigando si existen desviaciones con relación a la legislación europea sobre emisiones y que está trabajando para implementar las medidas oportunas para eliminar estas desviaciones, sin ningún coste para los clientes.

Un ingeniero de origen español descubre la manipulación

Se trata de un investigador de la Universidad West Virginia que se llama Daniel Carden. El señor Carder es un ingeniero de 45 años que lidera un equipo de investigadores que ha realizado el estudio que dio como resultado la revelación del engaño por parte de Volkswagen en las pruebas de emisiones de vehículos en Estados Unidos.

Esta información se conoce desde el pasado mes de mayo, cuando detectó que las emisiones anunciadas distaban hasta en 35 veces por encima de la normativa. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando ha saltado como una bomba que ha afectado y continua afectando a la importante industria automovilística mundial

Carder y su equipo habían pensado que la historia había desaparecido después de su lanzamiento público inicial el pasado mes de mayo, pero la EPA (Agencia de Protección Medioambiental) dio a conocer los resultados de las pruebas hace unas semanas.

El equipo de Carder probó varios modelos diferentes marcas. Por un lado se hicieron con un Jetta 2012, Passat de 2013 y un modelo de BMW. Este ultimo cumplió con los margenes, mientras que los dos coches del grupo VW-Audi, equipados con el mismo motor superaban los indices de contaminación. Las pruebas se hicieron en las mismas condiciones de prueba EPA y después en tráfico real. Esta última prueba reveló resultados que estaban simplemente fuera de lugar.

Uno de los coches de Volkswagen tenía niveles de emisiones que estaban entre 15 y 35 veces por encima del límite legal, mientras que las cifras del otro mostraron una desviación que se superaba entre 10 y 20 veces la medición anunciada.Tanto la Junta de Recursos del Aire de California (CARB) como la Agencia de Protección Ambiental (EPA) ya habían contactado con la marca y Volkswagen dijo a ambos cuerpos que los problemas podrían estar relacionados con desajustes técnicos y condiciones inesperadas durante esas pruebas particulares.

Pese a esta desviación del tema por parte de la marca, el fabricante hizo emitir una llamada a revisión de los 500.000 vehículos que fueron potencialmente afectados en diciembre de 2014.

Al final todo ha quedado en lo que ya sabemos y es básicamente que la marca admite los hechos y ha confirmado que los modelos equipados con el motor EA 189 con el que se han equipado nada menos que 11 millones de unidades contaban con un dispositivo manipulado.

Compartir