Casi un mes antes de lo habitual, Samsung anunció el lanzamiento de dos nuevos productos: el Samsung Galaxy S6 Edge Plus y el Galaxy Note 5. El objetivo, adelantarse a su gran competidor en el mercado de gama alta, Apple, que este miércoles presentará sus novedades, que se prevé sean el iPhone 6s y el iPhone 6s Plus. Pero, también, hacer frente a la presión de Huawei, que ya se ha hecho con el primer puesto en ventas en el mercado de móviles más grande del mundo, China.

Hasta ahora, la surcoreana tenía que lidiar solo con la empresa que dirige Tim Cook y, aunque por el momento se mantiene líder en el mercado de smartphones, la distancia con la estadounidense se está reduciendo. Entre abril y junio se vendieron cerca de 22.000 unidades más de terminales Samsung, pero Apple ha reducido la diferencia del año pasado (30.000 unidades).

Periodistas durante la presentación del Huawei Mate S, el último modelo de la compañía china.
© REUTERS Periodistas durante la presentación del Huawei Mate S, el último modelo de la compañía china.

A esa pugna se ha sumado Huawei, que presentó la semana pasada en Berlín su nuevo dispositivo, el Mate S. A pesar de liderar el mercado en China, su penetración en EE UU es prácticamente inexistente, pero puede que esta situación dure poco. Los ingresos por smartphones de la multinacional china crecieron un 87% hasta junio y sus ventas aumentaron un 48% en el segundo trimestre del año, según datos de IDC. Por el contrario, las de Samsung se redujeron un 2,3% en este periodo, lo que provocó el quinto trimestre consecutivo de reducción de su beneficio neto.

Apple, por el momento, mantiene la buena racha, con un incremento del 39% de su beneficio en el tercer trimestre fiscal, hasta junio. El principal responsable de este crecimiento fue el iPhone, cuyas ventas subieron un 35% respecto al año anterior, aunque descendieron frente a las alcanzadas en el segundo trimestre.

La gran dependencia de la compañía respecto iPhone –que representa el 60% de sus ventas– le está jugando una mala pasada en la Bolsa. Sus acciones han caído bruscamente este verano, tras alcanzar su máximo en julio. Su consejero delegado, Tim Cook, tuvo que acudir al rescate el pasado 24 de agosto. Envió un correo electrónico a Jim Cramer, estrella de la cadena televisiva CNBC, en el que afirmaba que su negocio en China había experimentado un fuerte crecimiento durante los meses de julio y agosto, y el valor volvió a remontar en el parqué.

En el caso de Samsung, el desplome en la Bolsa surcoreana no se ha frenado por el momento. Solo en agosto sus acciones se depreciaron casi un 9%, marcando el periodo más largo de caídas registrado desde diciembre de 1983. De hecho, en lo que va de año ya lleva acumulado un descenso del 22%.

Pero la batalla de las tres empresas no se libra solo en el ámbito de los teléfonos inteligentes. Apple lanzó el 26 de junio el Apple Watch y, aunque no han publicado sus cifras de ventas, según su director financiero, Luca Maestri, habrían superado a las registradas por el iPhone y el iPad en los primeros nueve meses desde que se produjo su salida al mercado. Según un estudio de Strategy Analytics, se habrían vendido cuatro millones de estos relojes durante el segundo trimestre de 2015, lo que supondría que la empresa de Tim Cook posee el 75% de la cuota de este mercado.

Antes del lanzamiento del Apple Watch, siete de cada diez smartwatchs vendidos eran de Samsung, cifra que se ha reducido a menos de uno de cada diez. Para recuperar su lugar, la surcoreana presentó la semana pasada en la feria tecnológica de Berlín dos nuevos modelos que, a diferencia de los anteriores, recuperan el diseño de los relojes tradicionales. Un mercado en el que también ha entrado Huawei con el Huawei Watch.

La cámara sería la gran novedad del iPhone 6s

Cuando se supo que Apple celebraría un evento el 9 de septiembre, comenzaron los rumores sobre lo que la empresa podría anunciar en el Auditorio Bill Graham Civic de San Francisco. Todo apunta a dos modelos nuevos de su smartphone y una renovación del Apple TV, sin cambios desde su lanzamiento en 2012. Según los analistas, la firma dará a conocer el iPhone 6s y el iPhone 6s Plus, una versión actualizada de los actuales modelos, con mejoras internas pero mismo diseño. Los mayores cambios afectarán a la cámara trasera, que aumentará por primera vez desde el iPhone 4s los megapíxeles (de 8 a 12) e incluirá la grabación en 4K; la resolución de la cámara frontal también mejorará, pasando de 1,2 a 8 megapíxeles.

Lee también: IPhone 6S y 6S Plus

El mercado también confía en la inclusión de la tecnología Force Touch, para que la pantalla sea sensible a la presión –como ya es el modelo de Huawei– y la incorporación de un nuevo procesador.

Lee también: Nuevo Huawei P8

También hay expectativas de que la compañía de Tim Cook renovará su Apple TV. El control remoto del nuevo dispositivo podría tener un sensor de movimiento que permitiría al usuario interactuar con lo que ve en la televisión y podría incorporar el touchpad (un panel táctil) o un micrófono para enviar comandos de voz a Siri (el ayudante personal inteligente de los dispositivos).

El año pasado, por estas mismas fechas, Apple dio a conocer su smartwatch–aunque su lanzamiento se retrasó hasta abril– y su sistema de pago Apple Pay. Tim Cook podría sorprender a los asistentes con novedades en estos productos o en el segmento del internet de las cosas, en el que Samsung anunció la semana pasada el lanzamiento de SleepSense, un dispositivo que analizará el descanso y controlará la calidad del sueño.