Durante los últimos meses las principales noticias que llegan desde Europa están relacionadas con migración y en muchos casos, la muerte de quienes intentan llegar a las costas del viejo continente.

La crisis migratoria podría convertirse en una humanitaria y que pone en duda la unión del continente europeo que debe decidir cómo enfrentar el problema.

Pero de qué se trata esta crisis, a quienes afecta y por qué hoy parece agravarse, es parte de lo que esta nota pretende responder.

Aunque por años Europa ha recibido inmigrantes, hoy la situación es más compleja. Quienes llegan ya  no solo lo hacen para conseguir un mejor empleo o mejorar su situación económica. Hoy, los que buscan ayuda  son víctimas de la guerra que azota a países del Medio Oriente y Europa se ha transformado en la única salvación.

El profesor de la Universidad Mayor y doctor en política internacional, Rodrigo Álvarez, explica que los refugiados “provienen de países en lo que técnicamente se puede hablar de Estados frágiles o fallidos: Eritrea, Nigeria, Siria, Pakistán y Afganistán“.

Para comprender el conflicto, se debe entender que existe una gran diferencia entre inmigrantes y refugiados, aunque muchas veces se use el mismo termino.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), los refugiados son personas que huyen de conflictos armados y que viven situaciones tan peligrosas que deben salir del país en busca de seguridad y por lo tanto, la mejor opción es acudir a los países cercanos.

Por otro lado, los inmigrantes no se trasladan necesariamente por una amenaza directa, sino que el objetivo es mejorar la calidad de vida.

Lo importante de esta distinción es que el refugiado, que solicita el asilo, según la actual legislación, no se le puede denegar el acceso mientras se comprueba su situación. En cambio al inmigrante sí se le puede impedir la entrada a un país si no cumple con las leyes de cada nación.

Solo en el año 2015, 349.054 migrantes cruzaron el mar mediterráneo y 2643 personas fallecieron en el intento por llegar a las costas italianas o griegas, superando por lejos las cifras de años anteriores, ante esto surge la pregunta, por qué hoy llegan tantos migrantes.

Qué ha causado el aumento de migrantes en Europa

Uno de los motivos más fuertes es la extensa y cruda guerra que vive Siria, la que se ha intensificado con la arremetida del grupo yihadista ISIS. El actuar del Estado Islámico no solo afecta a Siria, sino también a otros países de la zona como Irak y Afganistan.

Según explica el académico de la Universidad Diego Portales, Dr. Cristián Doña, el proceso no es reciente ya que “comienza levemente en el 2001 con la invasión de EEUU y aliados a Afganistán, se incrementa en el 2003 con la invasión a Irak y se agudiza a partir del 2011 con la “primavera árabe” y los conflictos en Siria, Libia y Eritrea”.

En el caso del continente africano, las guerras civiles, los gobiernos dictatoriales y la excesiva violencia también ha provocado la huida miles.

Ante este panorama son muchos los que escapan y el territorio más prospero y cercano es Europa, a donde todos sueñan llegar en busca de paz.

De dónde vienen los migrantes

Según los datos de ACNUR, los países de origen son principalmente Siria (65%), Afganistán (12%), Eritrea(10%), Nigeria (5%), Somalia (3%).

A dónde intentan llegar

crisis migratoria 3

Los países que tienen mayor demanda de refugio en Europa son: Alemania, Serbia, Hungría, Suecia, Italia, Francia, Austria. Aunque finalmente a donde más llegan son: Alemania, Hungría, Italia, Francia.

En el caso de Alemania por ejemplo, las solicitudes de asilo aumentaron un 55% entre 2014 y 2015 en los meses de enero y julio. La cifra llega al 38% si se habla del total de Europa.

En el caso de Serbia y Hungría se presentan las principales alzas que llegan a 92% y 90% respectivamente.

Rutas para llegar a Europa

Crisis migratoria o crisis humanitariaCómo entender el conflicto humanitario Para escapar de la guerra y la violencia se han generado dos rutas, las que no son nuevas pero que ahora se han vuelto más populares ante la cantidad de personas que las usan.

Cristián Doña explica las principales rutas:

Desde Siria, Afganistán, Eritrea, e Irak por Turquía entrando a Europa por Grecia y subiendo por Europa Suroriental (Macedonia, Hungría, Bulgaria, etc.) a Alemania e Inglaterra. Esto era por tierra y ahora es por mar. La isla de Lesbos en Grecia pero más cerca de Turquía que de Grecia se ha convertida, entre otras, en un punto de entrada importante.

Desde Libia, Mali, Chad y otros países en conflictos internos en África del norte, a través de Libia (miles de kilómetros de desierto) por el Mediterráneo hacia Italia. La isla de Lampedusa tiene probablemente el centro de detención más grande de Europa.

Desde Mauritania y la costa occidental de Africa hacia Ceuta y Melilla en el África Español y de ahí a España o hacia Canarias.

Según ACNUR, 209.457 refugiados han llegado a las playas de Grecia y 111.197 a las de Italia.

Cómo han reaccionado los países europeos

Hasta ahora Alemania ha sido uno de los países más abierto a recibir refugiados, superando por lejos a otras naciones. Suecia tiene una de las mayores tasas en relación a la población per capita y durante los últimos días Austria también a reaccionado abriendo sus fronteras.

crisis migratoria 2

Pero el continente europeo esta dividido en cuanto a la política que pretende aplicar, ya que a diferencia de los países mencionados, Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa, se niegan a recibirlos.

Ante la crisis, surge con fuerza la idea de imponer barreras y endurecer los pasos fronterizos, lo que justamente contradice las normas de libre transito de Europa.

Qué son las cuotas

Ante la dispar situación, Europa busca establecer cuotas de refugiados y así se logra una repartición más justa. Esta medida la promueve principalmente Alemania y Francia y se plantea que la repartición se debe hacer según la realidad de cada país.

Otros efectos de la crisis?

La crisis migratoria no solo ha dejado crudas imágenes y cientos de muertos, sino también otros problemas que derivan del difícil momento que se vive.

Uno de los más terribles es el de tráfico humanitario. En estos días que tanta gente está desesperada por viajar, otros se aprovechan para trasportar de manera ilegal a los migrantes, en algunos casos en pésimas condiciones, lo que ha generado la muerte por asfixia de algunos.

Otro de los problemas que advierten los países europeos es el hacinamiento, malas condiciones de vida y el colapso de los campos de refugiados.

Cada día son muchos los que han salido a manifestarse a favor de quienes buscan ayuda en las tierras del viejo continente, les ofrecen comida y abrigo en las estaciones de tren. Los actos de solidaridad han llegado hasta el mundo del fútbol, en los estadios los hinchas ponen lienzos con mensajes de bienvenida y el Bayer Munich ya organiza un partido a beneficio.

Hasta en redes sociales se ha manifestado el apoyo a los refugiados y se ha popularizado el hastag #RefugessWelcome o #BienvenidosRefugiados

Existe alguna solución

El actual escenario, lo más difícil es pensar en una solución a corto y largo plazo. Rodrigo Álvarez plantea: “Europa está hoy en una situación compleja y la solución, más allá de la obligación ética y moral de permitir el acceso de los que hoy llegan o quieren llegar s sus países como refugiados o migrantes,  no pasa por la inexistencia de las barreras de ingreso”.

El Dr. Cristián Doña plantea que existen varias propuestas que suenan fuerte entre los expertos europeos y consisten en:

Eliminar o cambiar la forma en que se establecen las responsabilidades de atención al refugiado. Es decir actualmente de acuerdo al Sistema Dublin, las solicitudes de asilo se deben hacer en el primer país de la Comunidad que toca el refugiado, es decir en este caso principalmente Grecia, Italia, España y Malta.

Incrementar los fondos que la Comunidad otorga a estos países para la atención de refugiados, sobre todo en el caso de Grecia que además está en la gran crisis.

Relanzar el programa “MareNostrum” que es de búsqueda y salvataje de refugiados en el Mediterráneo y que fue cancelado a principios de año.

Separar la ficticia igualdad de migración y/o refugio con seguridad interior, esto iguala a migrantes y refugiados con posibles terroristas.

Dejar de igualar a traficantes de migrantes y refugiados con los migrantes y refugiados en sí. Los primeros son delincuentes, los otros no.

Compartir