Naguib Sawiris aseguró que si le venden una isla va a “declarar su independencia y a recibir a los migrantes, proporcionarles trabajo para que ellos construyan su nuevo país”. Foto: Vía Twitter @NaguibSawiris

Un millonario egipcio ofreció comprar una isla griega o italiana para alojar a los migrantes indocumentados que salen del Oriente Medio y/o del norte de África e intentan llegar a países europeos.

La oferta fue lanzada por el empresario Naguib Sawiris, quien a través de su cuenta en la red social Twitter aseguró que si le venden una isla va a “declarar su independencia y a recibir a los migrantes, proporcionarles trabajo para que ellos construyan su nuevo país”.

“Idea loca… tal vez, pero al menos sería temporal hasta que puedan regresar a sus países”, añadió el magnate de las telecomunicaciones, citado en un reporte del periódico local The Cairo Post.

La declaración de Sawiris llega en momentos en que se ha profundizado la crisis de migrantes que buscan escapar de conflictos en sus países de origen.

Grecia sufre de una crisis financiera y tiene muy vastas islas abandonadas, por lo que la migración ilegal se podría resolverse así y la transacción beneficiaría económicamente a ese país, comentó más tarde en una entrevista televisiva.

“Vamos a ir a una isla y construir una ciudad muy grande, proporcionar a las personas (migrantes) trabajo para construir la isla; construir escuelas, universidades, hospitales y clubes; una nueva ciudad para ellos mientras se resuelven los problemas de su país”, sostuvo.

El multimillonario señaló que la familia Sawiris construyó el complejo turístico de Hurghada al-Gouna, que era una zona desértica y donde ahora viven 32 mil personas, por lo que aseguró “no es una cuestión difícil”.

Sawiris, dueño de un canal de televisión egipcio y de la compañía Orascom TMT de redes de telefonía móvil, indicó que enviará su propuesta a los primeros ministros de Italia y Grecia.

Cientos de solicitantes de asilo del Oriente Medio y el norte de África, en particular de Egipto a Siria, Irak y Libia, emigran ilegalmente a través de la sede mediterránea de Italia o Grecia como puertas hacia otros países europeos.

Debido a la afluencia de migrantes a los países europeos, sobre todo tras las recientes medidas adoptadas por el gobierno húngaro, Bélgica y Hungría están tratando de erigir una valla a lo largo de sus fronteras para detener la ola migratoria.

Compartir