Se habla ya del pánico que empieza a correr por los pasillos de Woking, a la hora de afrontar el final de esta temporada y los preparativos del coche del año que viene, mientras Honda no consigue que el McLaren corra, ni siquiera al nivel de los coches de mitad de parrilla.

Fernando Alonso, sin embargo, sigue fiel a su discurso de principio de temporada, sin una sola crítica y con mensajes positivos en cada oportunidad que se le presenta. “Estamos en buen camino”, o “Se están dando los pasos adecuados para el próximo año”, son sus frases más repetidas.

El asturiano parece tranquilo y en realidad lo está, pues según ha podido saber MARCA en McLaren Honda tienen ya una idea muy clara de lo que está fallando este año y de lo que se debe corregir en el nuevo monoplaza para conseguir ser competitivos a partir de 2016. Los diseños del coche ya se han iniciado.

El final de la talla ‘zero’

Así es como Ron Dennis, presidente del grupo McLaren, bautizó al actual coche, que se caracteriza por una zaga ultra compacta, en comparación con la de toda la competencia. Fue una de las recomendaciones originales de Honda que a McLaren le pareció ideal por la ventajas de aerodinámica que otorgaba, pero que ha sido el origen de casi todos los problemas de fiabilidad del coche, que han sido innumerables. y variados, pero con un denominador común, la falta de suficiente refrigeración en el interior.

El turbo axial —es el único equipo que lo utiliza en este momento— de configuración vertical, les permitía en un principio ahorrar espacio en la parte trasera y empaquetar todos los elementos de forma radical. Y ese ha sido el talón de Aquiles. Honda no puede alcanzar un nivel elevado de revoluciones, ni hacer funcionar correctamente el sistema de recuperación de energía eléctrica, ERS, que aporta 180 CV a los de la unidad de combustión.

McLaren Alonso 2015

La consecuencia es que el MP4-30, ni corre ni es capaz de ser eficiente al almacenar y entregar energía eléctrica, lo que redunda en un mayor consumo de combustible. Los periodos de ahorro de gasolina durante la carrera son interminables, como mal añadido a un monoplaza lento.

La decisión fue muy arriesgada para un primer año de adaptación entre McLaren y Honda, lo que se ha traducido en muchos tiempos muerto en cada sesión. No hay test fuera de las carreras, pero tampoco se puede poner el coche en pista mucho tiempo porque se quema la tostada.

No es lo mismo el rendimiento en las condiciones ideales del banco de pruebas y el real de la pista. Honda no ha podido llevarlo de un lado a otro todavía, McLaren piensa que es subsanable en el coche del próximo año.

Fernando tiene un contrato de tres años, como se ha encargado de repetir Ron Dennis, pero nunca cerrados y sin cláusulas. Los 500 folios de un contrato de piloto de F1 deja guardadas los resquicios de bajo rendimiento y falta de resultados. La misma por la que Vettel se escapó de Red Bull a Ferrari en cinco minutos, desde que Alonso comunicó que no seguiría este año.

Pero de momento, no tiene ninguna intención de moverse o buscar un nuevo destino. Hay que esperar otro año para ver cuál es la capacidad real de su actual equipo y luego plantearse qué hacer si nuevamente no llegan los grandes resultados. Fernando ahora piensa en pasar como sea otro mal trago en Monza y pensar en 2016.

Compartir