Ocurre que en los últimos días han trascendido innumerables noticias en relación con el supuesto espionaje o apropiación indebida de datos por parte de Microsoft y lo que pretendemos hacer es disipar esta nube de humo sobre todas estas historias que se han ido publicando.

Punto uno, Windows no recoge  información sin nuestro consentimiento. Para mejorar el servicio puede obtener datos de rendimiento y diagnóstico que ayudan a Microsoft a mejorar el funcionamiento de las aplicaciones. Su uso es exclusivo para desarrollar soluciones a problemas ya sea de software o hardware existentes, siempre con el fin de mejorar la experiencia del entorno de Windows.

Punto dos, siempre vas a poder ingresar a la configuración de Windows 10 y desactivar la opción que dice relación con el envío y recolección de datos.

Ahora, lo que es importante a tener en cuenta, es que nosotros, los usuarios de Windows 10 siempre tendremos la opción de elegir el nivel de información que deseamos enviar, o dicho de otra manera, a la información a la cual Microsoft tiene acceso.

Por otro lado, para mayor tranquilidad, esta información, que es recolectada por Microsoft no se vende, ni arrienda a terceros y tampoco se utiliza con fines publicitarios. Los empleados que tienen acceso a la información son restringidos y lo que obtienen son pequeñas porciones de datos. Nunca tiene acceso a la cadena completa de datos.

Los datos se fragmentan a un tamaño tan pequeño que no puede enlazarse o identificar a una persona. Microsoft, a través de los años ya ha tenido suficientes problemas de este tipo como para saber de qué manera tratar la información recolectada, evitando de este modo que la justicia pueda actuar.

Ahora todos sabemos que Windows 10 es un servicio, por ende necesita de una cierta dosis de feedback por parte de nosotros los usuarios para optimizar el sistema día a día e ir mejorando la experiencia de Windows10.

Pero…que datos quieres que vean??…., bueno el que tiene la última palabra eres tú.