La competencia es fuerte en el arco del Barcelona, donde Marc-André ter Stegen y Claudio Bravo mantienen una declarada sana rivalidad.

Recordemos que la temporada anterior compartieron los tres palos, el chileno se encargó de la Liga mientras que alemán de la Champions League y la Copa de Rey.

Este 2015-2016 comenzó atajando Ter Stegen, claro que los últimos partidos que ha tenido el ex Borussia Mönchengladbach parecen haberle restado bonos más que entregarle confianza al técnico Luis Enrique para dejarlo en el once inicial. En la ida de la final de la Supercopa de España el conjunto culé cayó por 4 a 0 ante Athletic de Bilbao, ganándose el  alemán una lluvia de críticas, sobre todo por el error cometido en el primer gol del ex equipo de Marcelo Bielsa, lo que provocó la rotación con el capitán de la Roja.

Claudio Bravo volvió a ser titular en Barcelona luego de tres meses, ya que su último partido había sido el 17 de mayo ante Atlético de Madrid, en la victoria por la mínima que le dio el título de la Liga Española. Sin embargo, no pudo evitar el 1-1 ante el cuadro vasco en el Nou Camp, resultado que les dio el título.

Es así como el medio 6cero.com apuntó a los “celos” del golero alemán tras quedar en el banco de suplentes en la vuelta: “El germano no se tomó nada bien ser uno de los grandes señalados por Luis Enrique tras quedar en el banquillo en la vuelta de la Supercopa”.

Agregando que la tensión entre ambos jugadores ha ido “in crescendo” y que “Ter Stegen tiene un ego enorme. Tan grande como las cantadas ante el Sevilla y en San Mamés que dejaron al Barça al borde del precipicio, primero, y descalabrado después”.

“La floja actuación de Ter Stegen en el doble duelo ante Sevilla y Athletic han devuelto la ventaja a un Claudio Bravo que hubiera visto la vuelta de la Supercopa de España desde el banquillo de no ser por los ocho goles encajados por el alemán en dos partidos clave. Luis Enrique comunicaba la decisión a Ter Stegen que tuvo una reacción airada que no ha gustado al staff, ni al resto del grupo. El alemán, para decirlo rápido, se cargó todo lo ganado desde julio con respecto a Bravo”.

De esta manera, el alemán le mete presión al técnico azulgrana con su declarada intención de tener mayor, y porque no la totalidad, de las acciones bajo los tres tubos del pórtico catalán. “El problema, en el caso de André, viene por una altanería que le ha generado distancias en el vestuario del Barcelona que no comulga con las formas/reacciones en su lucha con el ex de la Real Sociedad. Mientras la aceptación de Claudio por parte del grupo es absoluta, Ter Stegen se ha granjeado una fama peor por la escasamente disimulada envidia a Bravo que va camino de convertirse en un problema mayor para la plantilla”, finaliza el medio.

Compartir