Ante temores de contaminación química, las autoridades chinas ordenaron este sábado la evacuación de residentes en un radio de 3 kilómetros del epicentro de la explosión ocurrida el miércoles en un depósito de contenedores en Tianjin, en el norte del país.

Las evacuaciones ocurrieron después de un aparente cambio de dirección en el viento al tiempo que la policía confirmaba la presencia del altamente tóxico cianuro de sodio cerca del lugar.

Mientras tanto, los medios oficiales informaron que el número de víctimas por las gigantes explosiones aumentó a 104 personas.

A unas personas que estaban utilizando una escuela como refugio desde el desastre se les pidió que abandonaran el lugar utilizando máscaras y pantalones largos.

Hasta ahora los funcionarios gubernamentales aseguraron que los niveles de calidad del aire y del agua en la zona son seguros.

El presidente chino Xi Jinping hizo un llamado urgente para mejorar la seguridad industrial, destacando que las autoridades deben aprender las “profundas lecciones” del accidente para evitar incidentes similares.

Lee también: Más de 50 muertos en explosión en China

Sustancia tóxica

Ya algunos informes no confirmados habían indicado que el depósito contenía hasta 700 toneladas de cianuro de sodio, almacenado en cajas de madera o toneles de hierro.

Algunos reportes habían indicado que el depósito contenía hasta 700 toneladas de cianuro de sodio.

La sustancia puedes ser fatal rápidamente si se inhala o se ingiere, ya que interfiere con la habilidad del cuerpo para utilizar oxígeno.

Se usa más comúnmente en la fabricación de productos químicos, para fumigar y en la industria minera para extraer oro y plata, es soluble en agua y la absorbe del aire. Su polvo es también fácil de inhalar.

Cuando se disuelve o se quema, libera el altamente tóxico gas cianuro de hidrógeno.

China es el mayor consumidor de sustancias químicas peligrosas, dice Paul Pang vicepresidente de la empresa de análisis industrial IHS Chemical en China.

Otros productos

Previamente, las autoridades habían dicho que el depósito contenía carburo de calcio, nitrato de potasio y nitrato de amonio.

Ante el peligro de polución, las autoridades ordenaron la evacuación de residentes.

El carburo de calcio es utilizado en la producción de plástico de cloruro de polivinilo (PVC) mientras que las otras dos sustancias químicas son usadas en la producción de fertilizantes y dinamita.

El nitrato de potasio puede provocar problemas respiratorios y daños a los riñones, mientras que el nitrato de amonio puede ser tóxico cuando se incendia.

El carburo de calcio puede ser dañino al tacto o al inhalarse y los doctores recomiendan lavar inmediatamente las zonas afectadas.

Una imagen que ha circulado ampliamente en el sitio web chino de redes sociales Weibo, supuestamente tomada en el lugar del desastre, parece mostrar un producto químico quemándose cuando se le echó agua.

“Con un incendio tan grande, la columna de gases tóxicos que se han dispersado podría tener efectos devastadores para el público en el futuro”, dice Shana O’Carroll, un especialista en seguridad química de Chemstore, una empresa británica especializada en materiales peligrosos.

O’Carroll agrega que el cianuro de sodio que se escapó hacia los sistemas de aguas subterráneas podría constituir un riesgo para la salud y añadió que los habitantes de Tianjin deberían considerar beber solo agua embotellada.

Estándares de seguridad

Cientos de personas han sido hospitalizadas a raíz del accidente.

Hay normas de seguridad globales para producir, transportar y almacenar sustancias químicas peligrosas, pero son muy numerosas y dependen del tipo de sustancia química y su toxicidad.

China se adhiere a ese reglamento, pero Pang, de IHS Chemical, apunta que en la práctica “puede que a veces estas regulaciones no sean cumplidas estrictamente y, en algunos casos, las personas que trabajan en la industria no están totalmente entrenadas y cualificadas para manejar materiales peligrosos”.

Según la ley china, las empresas que trabajan con productos químicos peligrosos deben almacenar tales materiales por lo menos a un kilómetro de edificios públicos y redes de transporte públicos.

Sin embargo, tres grandes complejos habitaciones están localizados a menos de un radio de un kilómetro del depósito de Ruihai, señaló el periódico chino Global Times.

Otros medios también reportaron que un estibador de productos que trabajaba en Ruihai aseguró que no había recibido el entrenamiento apropiado.

Algunos productos, como el cianuro de sodio son extremadamente tóxicos y altamente regulados. Además no son fáciles de contener cuando ocurre un derrame.

“Es inusual tener 700 toneladas de cianuro de sodio almacenadas en un solo lugar”, apunta Pang.

Y O’Carroll agrega que todas las sustancias químicas deberían haber estado lo más alejadas posible entre sí.

“Es evidente que cada una debió estar separada ya que era inevitable que hubiese una desastrosa explosión con esa combinación”.

Manejo de la explosión

Por otra parte han surgido interrogantes sobre si los bomberos, que supuestamente rociaron agua sobre el incendio inicial antes de las explosiones, cumplieron con el protocolo correcto.

Imagen satelital de la explosión recogida por Skybox Imaging y cedida para su difusión por Google.

Cuando se mezcla con agua, el carburo de calcio produce gas acetileno, que es inflamable.

El experto en seguridad química David Leggett dijo a Reuters que la explosión de acetileno podría haber detonado el nitrato de amonio.

Pang indica que, a juzgar por la magnitud de la onda expansiva, las explosiones fueron causadas al encenderse sustancias químicas como el nitrato de potasio.

Los manuales de seguridad industrial que se encuentras en internet indican que un incendio de carburo de calcio deber ser apagado utilizando extintores de espuma o de polvo y limpiarse echándole arena al producto.

En el caso de una liberación de cianuro de sodio, por ejemplo, Naciones Unidas recomienda su neutralización con hidróxido de sodio.

Mientras tanto, los operadores del puerto de Tianjin han sido acusados de violar las normas de seguridad.

Y el gobierno chino ordenó a sus funcionarios efectuar supervisiones a nivel nacional sobre el uso de sustancias químicas peligrosas y explosivos, y “un combate sin tregua a las actividades ilegales para garantizar la seguridad”.

Compartir