Se trata de Hyperloop, un futurista proyecto en el que ya trabajan para unir San Francisco y Los Angeles (615 kilómetros) en sólo 35 minutos.

Recorrer por tierra 615 kilómetros, la distancia entre San Francisco y Los Angeles, en 35 minutos podría ser una realidad en 2018. Y las obras ya están en marcha. Se trata de un tren supersónico, llamado Hyperloop, que podría correr a una velocidad de 1.100 kilómetros por hora.

Detrás de este proyecto está el magnate Elon Musk, quien dirige Paypal y la compañía aeronáutica SpaceX. Musk imaginó en 2013 ideó un tren supersónico que fluctuaba en una cápsula magnética, y ya hay un consorcio llevándolo a la práctica, con un costo estimado de US$ 100 millones.

Se encuentra en la primera etapa, de diseño y adaptación (a cargo de Argo Design), con un tramo de prueba de 8 kilómetros, en el que cápsulas de aluminio viajan sobre unos tubos ubicados a unos 30 metros de altura. Todo esto en la ciudad de Quay Valley, en California. La idea es que todo esté completado en 2017 y comience a transportar pasajeros un año después.

Más de 200 ingenieros han contribuido a diseñar el prototipo, así como 25 estudiantes de arquitectura de la Universidad de California.

Elon Musk apoda al Hyperloop “el quinto medio” debido a que es una red de transporte única que puede ser tan rápida como un avión, más barato que un tren, que no depende de las condiciones meteorológica, silencioso y que no produce emisiones de carbono. “Es como un sistema de metro en el que habrá varias estaciones conectadas”, dijo Dirk Ahlborn, presidente ejecutivo de Hyperloop Transportation Technologies (HTH).

El sistema funciona de la misma forma que lo hacen los tubos neumáticos que recurren al aire comprimido para mover documentos en algunas oficinas y supermercados. De la misma manera, el Hyperloop consistirá en un sistema de vagones de aluminio que se desplazarán por un canal tubular. Cada módulo o vagón tendrá una capacidad para llevar 28 pasajeros.

Compartir