Se trata de la tercera ayuda desde 2010 y considera un plan de asistencia financiera de al menos 82 mil millones de euros.

Grecia alcanzó este martes un acuerdo con sus acreedores para recibir un tercer plan de asistencia financiera de al menos 82.000 millones de euros (90.000 millones USD), aunque todavía se deben solventar algunos “detalles”, anunciaron fuentes del gobierno de Atenas.

La mañana de este martes, una fuente gubernamental griega anunció a la AFP que los negociadores “alcanzaron un acuerdo” para cerrar este nuevo plan de rescate, el tercero desde 2010.

El ministro de Finanzas Euclides Tsakalotos indicó al salir del hotel Hilton, donde se efectuaron las negociaciones con los acreedores, que “estamos  muy cerca” de un acuerdo, y que “quedan por solucionar sólo uno o dos detalles sobre las medidas preliminares” que aplicar del lado griego.

Dichos detalles “no afectan el espíritu general del acuerdo”, indicó otra fuente del gobierno heleno a la AFP.

La Comisión Europea indicó que se pronunciará a mediodía durante el punto de prensa diario, mientras que desde Berlín, el portavoz del ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, señaló que había que “esperar a que el programa en su conjunto sea comunicado oficialmente para examinarlo y comentarlo”. Insistió en que aún había “detalles” que tratar.

Desde hace más de dos semanas, el gobierno griego negocia en Atenas las condiciones de este plan de rescate con sus acreedores, la Unión Europea, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

El ejecutivo griego parece tener prisa por concluir las negociaciones, en  curso desde la llegada al poder de Syriza en enero.

Según la agencia griega ANA, el primer ministro Alexis Tsipras se lanzó el lunes por la noche en una maratón de llamadas, a la canciller alemana Angela Merkel, al presidente francés, François Hollande, al presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, y al del Parlamento Europeo, Martin Schultz, con el objetivo de confirmar “la voluntad general de un acuerdo”, según ANA.

OBJETIVOS FISCALES
Según el diario Kathimerini, para cerrar el acuerdo Grecia ha tenido que aceptar la adopción inmediata de 35 reformas.

Éstas van desde un aumento de las tasas por tonelada aplicadas a las compañías de transporte marítimo hasta la reducción del precio de los medicamentos genéricos, pasando por un reforzamiento de la lucha contra la delincuencia financiera o la desregulación del sector energético.

Según el portal web de información in.gr, una vez cerrados los detalles pendientes, el gobierno de Alexis Tsipras quiere someter el acuerdo al Parlamento, a ser posible este mismo martes, para que haya una votación el jueves.

En ese caso, el Eurogrupo (los ministros de Finanzas de la Eurozona) podrían validar el acuerdo el viernes. El calendario sería ideal para que Grecia empiece a recibir dinero antes del 20 de agosto, fecha en la que debe abonar al BCE un pago de 3.400 millones de euros.

Durante la noche se anunció un acuerdo sobre los objetivos fiscales de Grecia de aquí a 2018, uno de los puntos principales de la negociación.

En virtud de los acordado, Grecia tendrá en 2015 un objetivo de déficit  primario (excluyendo los intereses de la deuda) del 0,25% del PIB, según la agencia semiestatal ANA.

A partir de ahí, el objetivo es tener un excedente primario de 0,5% del PIB en 2016, 1,75% en 2017 y 3,5% en 2018.

Los negociadores moderaron sus exigencias en este punto, tomando en cuenta la ralentización económica del país desde la llegada al poder en enero del gobierno de izquierda radical Syriza.

En junio, lo que se pedía eran unos objetivos de excedente fiscal primario  de 1% este año, 2% en 2016, 3% en 2017 y 3,5% en 2018.

La economía del país se está viendo además dañada por el control de capitales instaurado desde finales de junio, para evitar una retirada masiva de dinero de los bancos.

Para hacer digerir a la opinión pública ciertas medidas sociales difíciles, Tsipras quiso dar ejemplo el lunes anunciando, fuera del acuerdo, una mayor imposición a los diputados y una reducción del sueldo de los ministros.[:]

Compartir