El emisor redujo otro 1,62% el tipo de cambio con la moneda estadounidense, luego de anunciar una fuerte reforma en el sistema que implicó una devaluación de casi un 2%.

BEIJING.- El Banco Popular de China (central) volvió a rebajar este miércoles otro 1,62% el tipo de cambio de referencia del yuan con respecto al dólar, tras anunciar este martes una reforma en el sistema cambiario que ya implicó una devaluación de casi un 2%.

La institución, que cada día establece un tipo de cambio de referencia y permite que fluctúe hasta un máximo de un 2% respecto a ese precio medio, justificó en un comunicado su decisión por la baja cotización de la moneda en la víspera.

El nuevo mecanismo de fijación del tipo de cambio del yuan obliga a que la paridad central (el nombre que dan las autoridades chinas al valor de referencia diario marcado por el Banco Popular) siga la evolución de su precio real en el mercado.

“El tipo de cambio al cierre del 11 de agosto fue de 6,3231 yuanes por dólar estadounidense, depreciándose un 1,5 % sobre la paridad central” del día, señaló el banco en su comunicado.

Así, el Banco Popular situó el tipo de cambio de referencia del yuan con el dólar en 6,3306, frente a los 6,2298 del martes, lo que supone una rebaja de un 1,62%.

Además, definió esta variación como “normal” y aseguró que “refleja no sólo la mejora de la orientación hacia el mercado, sino el rol clave que desempeñan la demanda y la oferta del mercado en la formación del tipo de cambio”.

El emisor chino también anticipó más oscilaciones del tipo de cambio que fija cada día en el corto plazo.

“Después del anuncio de la mejora de la cotización de ayer (martes), llevará cierto tiempo a los actores del mercado ajustar la cotización y las prácticas de intercambio, así como explorar y encontrar el precio de equilibrio en el mercado de divisas”, explicó.

El regulador confió en que “tras un corto periodo de adaptación”, las fluctuaciones del yuan convergerán “en una zona razonablemente estable”.

El movimiento del mercado

La reforma del sistema cambiario chino del martes fue presentada por las autoridades chinas como un movimiento para dar un mayor protagonismo a las fuerzas del mercado a la hora de fijar el tipo de cambio del yuan, que sigue estando controlado por Beijing a través de la paridad central.

Esta medida llegó una semana después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) propusiera aplazar la inclusión del yuan en la cesta de divisas que forman su moneda interna, llamada Derechos Especiales de Giro (SDR, siglas en inglés), para la que se requiere haber sido calificada por la institución como de “uso libre”.

Sin embargo, durante el fin de semana también se publicaron los datos del comercio exterior de China en julio, que mostraron una caída de las ventas al exterior del gigante asiático de un 8,3% interanual, por lo que algunos analistas ven en la devaluación del yuan un movimiento para ayudar a las empresas del país a exportar.

Los exportadores chinos se ven beneficiados por la devaluación del yuan, ya que abarata sus productos y facilita que se vendan más en el exterior.

Compartir