Hoy te presentamos  el más pequeño de la nueva gama entusiasta de Intel, el i7 5820K. Se trata de la primera ocasión en la que se incluyen 6 núcleos en el modelo de procesador más económico, frente a los 4 que exhibían tanto el i7 4820K como el i7 3820, ambos pertenecientes al socket 2011 original.

Intel i7 5820k

La contrapartida en este caso para justificar el salto a modelos más altos no es otra que el número de lanes pciexpress. En socket 2011 todos los procesadores montaban 40 lanes pciexpress, en el socket 2011-3 solo los dos modelos más altos incorporan esa gran cantidad, quedándonos con unas más que respetables 28 lanes pciexpress en el procesador que nos ocupa.

Se trata de un procesador con arquitectura Haswell-E, fabricado a 22nm, y con 6 núcleos, lo que lo convierte en un procesador muy similar a la gama alta de la generación anterior, con mejoras en cuanto a IPC consistentes pero escasas, al igual que ya vimos en el salto del socket 1155 al 1150. Las grandes novedades vienen por parte del chipset, renovando por completo la plataforma, eliminando la retro compatibilidad e incorporando por primera vez un controlador de memoria DDR4 en un equipo de consumo. Veamos en detalle qué novedades nos trae esta plataforma.

Intel ha sacado mucho partido de su antigua plataforma entusiasta X79, lanzada hace ya casi 3 años junto con el i7 3960X. Y aunque en su día era tope de gama en todo, se empezaba a mostrar escasa, al fin y al cabo los años pasan, y en hardware 2 generaciones de procesadores y estos 3 años han sido más que suficientes para dejarla bastante atrás frente a sus gamas menores pero más modernas.

Se introduce por primera vez la memoria DDR4, junto con el primer procesador de 8 núcleos de Intel orientado al mercado doméstico. Como con cada cambio de socket, las expectativas son altas sobre esta plataforma.

Intel i7 diagrama

A nivel físico, nos encontramos con muy pocos cambios, buenas noticias para los que tengan disipadores socket 2011, ya que los anclajes son idénticos y son totalmente compatibles. Una muesca ligeramente más grande de lo normal en el centro del socket evita que pinchemos un viejo procesador socket 2011 en las nuevas placas.

Los cambios importantes vienen si profundizamos un poco más. Recordamos que poco a poco, más funciones del chipset se van integrando en la CPU, desde los primeros Sandy bridge el chipset de una placa no es más que un Southbridge algo sobre-dimensionado, ocupándose de los puertos de expansión de “baja” velocidad y poco más. En este caso seguimos en la misma línea, con avances ligeros pero constantes, que no son muchos más que los justos para poner esta plataforma entusiasta al nivel que ya hemos visto en socket 1150.

intel plataforma x99 diagrama

En este campo vemos que el chipset X99 trae muchas mejoras frente a su predecesor, con 6 puertos USB3.0 y 8 puertos USB2.0, un puerto Gigabit Ethernet, HD Audio, y las típicas 8 lanes pciexpress 2.0 para tarjetas de expansión. La mejora más evidente probablemente sea la inclusión de la friolera de 10 puertos SATA3. Vemos un poco arriesgada la elección de la conexión DMI 2.0 para comunicar el procesador y el chipset, utilizada ya en socket 2011, ya que con “sólo” 20Gbit/seg podría ser un cuello de botella considerable en el caso de uso simultáneo de muchas de las conexiones integradas, especialmente de muchos puertos SATA con SSDs rápidos. No es un escenario habitual, pero tampoco exageradamente raro en una plataforma entusiasta.

Otro de los grandes cambios es el soporte para DDR4. Muchos se preguntan si realmente tiene sentido, ya que hoy en día el ancho de banda a memoria no es un limitante importante en un equipo personal con los asequibles kits DDR3 de 2133-2400MT/s, incluso en plataformas dual channel.

La respuesta es que no, no mucho al menos. La mayor razón de la inclusión de DDR4 es allanar el camino para el mercado empresarial, servidores con memoria ECC y muchas veces cientos de Gigabytes de RAM, dónde no solo será bienvenido el ancho de banda extra (recordemos que en socket 2011 la memoria más rápida soportada oficialmente es de 1866MT/s), sino también el ahorro energético que va a traer consigo con kits funcionando a 1.2V. Los primeros kits de memoria que veremos para el mercado de consumo suelen usar voltajes algo superiores (1.35V parece ser la elección de muchas marcas), pero igualmente supone un salto de eficiencia importante frente a los 1.5-1.65V de los kits DDR3 de similares frecuencias, y también recordamos que el consumo del subsistema de memoria en un equipo personal, con el consumo de la gráfica, CPU y discos duros, es mínimo. Sin embargo, en racks de servidores, cada watio es valioso a largo plazo.

Características técnicas de procesadores socket 2011-3

intel i7 conparativaIntel i7-5820k

Una vez más, dado que es un procesador de gama entusiasta, no se incluye disipador de serie, costumbre que Intel inició con sus Sandy Bridge-E, de nuevo dejando al usuario la elección en cuanto a la refrigeración. No es una gran pega, de hecho es una ventaja, ya que elimina costes innecesarios y son procesadores que generan bastante calor y que igualmente harían recomendable un sistema de refrigeración de calidad. Si ya los procesadores socket 2011 eran grandes, este lo es aun más, con sus 356mm2 de tamaño de die deja pequeños los 257mm2 de los Ivy-E hexacores (aunque no llega a los valores de Sandy Bridge-E).

Intel no ha optado por modelos diferenciados esta vez, ya que todos parten de las mismas obleas con 8 núcleos, solo que los dos procesadores más sencillos tienen dos de ellos deshabilitados. El par de núcleos deshabilitados no es siempre el mismo, aunque si deben ser dos cores ubicados en la misma fila (orientados según el esquema de la sección previa).

Como adelantábamos al principio de esta review, nos encontramos ante un procesador de 6 núcleos con tecnología hyperthreading (es decir, aparece ante el SO como 12 hilos de proceso), con soporte para 4 canales de memoria DDR4 (frente a los 2 de las plataformas socket 1150/1155), unas respetables 28 lanes PCI Express 3.0 (frente a las 16+4 de los sockets menores y las 40 del 5930K y el 5960X) y arquitectura Haswell.

Esta configuración de líneas pciexpress es bastante conveniente, más que sobrada para una sola GPU, muy adecuada para 2 tarjetas gráficas (incluso si tenemos más tarjetas pciexpress, como tarjetas de sonido), y suficiente incluso para 3 (funcionando a 8x/8x/8x). No recomendamos montar 4 tarjetas gráficas con este procesador, ya que empieza a ser evidente la falta de lanes.

Por parte del chipset tenemos 8 lanes pciexpress 2.0, que comparten ancho de banda con el slot M.2 para SSD que muchas placas incorporan. Hoy en día en esta gama es algo escaso para gráficas, pero es un añadido ideal para tarjetas de expansión pciexpress, sobre todo en casos como el de este 5820K que la controladora nativa no tiene líneas de sobra precisamente.

Si bien el 4930K era la opción a considerar en la plataforma X79, diría que en esta no es el 5930K el que ocupa su lugar, sino este estupendo i7 5820K. Por un precio bordea los 500 USD, nos encontramos un procesador con 6 núcleos, 15Mb de caché L3 frente a los 20 del 5960X y… eso es todo. Ahí acaban las desventajas. La frecuencia base es algo menor que en los Ivy-E, pero esto no es para nada un problema con un procesador totalmente desbloqueado, que con un poco de overclock superará sin problemas a su hermano mayor, el bastante más caro 5930K, cuya única ventaja son las 40 lanes que mencionábamos.

Debido a sus frecuencias más conservadoras, en aplicaciones que no aprovechen todos los núcleos vemos en el i7 4790K un duro contendiente a batir, que seguramente siga siendo para muchos el procesador de referencia cuando se trata de rendimiento en videojuegos, pero no dudamos que esta tendencia cambiará, cara al futuro el 5820K con sus 6 núcleos es una apuesta mucho más segura, como lo fueron en su día los quad cores socket 775, que también rendían peor que los dual cores equivalentes, los cuales exhibían frecuencias muy superiores que les daban la ventaja, y al cabo de los años se mostraron mucho más competentes.

El TDP aumenta hasta los 140W, de unos generosos 125W del 4930K. En nuestras pruebas el consumo medido ha sido similar o ligeramente menor a sus predecesores, por lo que imaginamos que Intel simplemente quiere ir a lo seguro y no dejar en mal lugar a su más caliente (aunque también mucho más potente) 5960X.

Configuración del sistema de pruebas.

Procesador: Intel® CPU Core i7-5820K 3.3 GHz (2011-3)      

Placa Madre:  Asus® M/B Intel X99-Deluxe U3.1(2011-3)                       

Memorias: Crucial® DDR4 16GB (2x 8GB) 2400Mhz PC4-19200 Ballistix Sport     

SSD:     Samsung® Unidad SSD 256GB Sata3 2.5″ 850 Pro Series   

Tarjeta Gráfica: MSI GTX 780 Lightning                   

Test Sintético

Comenzamos los benchmarks con un test multihilo que resulta un excelente representante del rendimiento general del conjunto CPU/RAM, el conocido Cinebench, basado en el software Cinema 4D de Maxon.

2014-09-06_23-40-18

Aunque a frecuencias de stock este procesador no llega a los valores del 4930K, en parte por la RAM más lenta, en parte por las frecuencias de turboboost más conservadoras, no tiene problemas para desmarcarse y colocarse lider de la tabla, al menos a la espera de que el 5960X le dispute su puesto. Un test muy favorable a procesadores con mucha potencia bruta, como tal se desmarca claramente de los quad core y deja en la cuneta al pequeño pentium G3258. En resumen, si nos vamos a dedicar a tareas multihilo, renderizado de imágenes, edición de video, el 5820K es el camino a seguir, salvo que queramos invertir en su hermano mayor.

2014-09-06_23-46-11El test de POV-Ray, un software de raytracing que aprovecha todos los hilos disponibles, hace aun más evidentes las mejoras que la arquitectura haswell ha traído. Es un escenario muy favorable, y se ve que, claramente, clock a clock se ha ganado un buen pellizco, mostrándose superior al ya excelente 4930K tanto de stock ambos como overclockeando ambos.

2014-09-06_23-49-24

En en benchmark de 7-zip vemos también valores de rendimiento altos, aunque en este caso parece haber una ligera regresión desde el rendimiento del 4930K, en este caso las mejoras de haswell no se aprovechan de forma intensiva y la ligera bajada de frecuencias hace el resto. Este test utiliza el algoritmo de compresión LZMA, y también es un benchmark que aprovecha al máximo todos los hilos disponibles, siendo también un fiel reflejo del rendimiento que podemos esperar comprimiendo y descomprimiendo archivos con cualquier software moderno. Cabe destacar que WinRar, a pesar de que en sus versiones anteriores estaba también limitado a 1-2 núcleos, ahora mismo sigue la misma tendencia.

Test en Juegos

2014-09-07_00-05-52

Probablemente 3DMark sea el mayor referente a la hora de evaluar de un vistazo el rendimiento en juegos de un equipo. Es un test sintético, y como tal no está exento de una cierta controversia sobre su objetividad, pero está claro de que es muy buen indicador sobre qué podemos esperar de un equipo. Hemos utilizado el test Fire Strike, que es el más comparable a las exigencias de los títulos de última generación.

Como esperábamos, es el rendimiento de la gráfica lo más determinante aquí. Incluso con un i5, el resultado global no se hubiera resentido demasiado. Sin embargo si que se puede observar un escalado realmente bueno en el resultado de físicas, donde un procesador como el i7 5820K sí se desmarca con autoridad de opciones más económicas. Este procesador queda ligeramente por debajo del 4930K que analizábamos, en este test, aunque con overclock recupera la diferencia sin problemas. Como ya mencionábamos previamente, para el cálculo de físicas los 6 núcleos son realmente recomendables, de hecho este resultado será terreno del 5960X, aunque como adelantamos, no es esperable que la puntuación global suba significativamente.

 

intel i7 juego crysis

En los títulos, como por ejemplo Crysis 3, o en los mapas más grandes del multijugador de Battlefield 4, hay una ganancia muy clara con procesadores de más núcleos, y un procesador tan potente y popular como es el i5 2500K puede llegar al 100% de uso en según que casos. Por el momento, estos casos son minoría, pero es de esperar que en los próximos años la excepción se convierta en norma, y cada vez sea más habitual ver juegos en los que estos hexacores se desmarcan cada vez más, a pesar de sus menores frecuencias.

Conclusión

El Intel Core i7 5820K es actualmente el tercer procesador más potente que se puede montar en un equipo doméstico, lamentablemente también ocupa ese lugar en la escala de precios,y sin duda una opción excelente en cuanto a calidad/precio dentro de la gama alta.

En resumen, este procesador es la mejor opción si queremos montar un equipo nuevo orientado a tareas pesadas , sin dejar de lado juegos ni el rendimiento a 1 thread. En caso de disponer de más presupuesto para el equipo, el 5960X cobra fuerza como la alternativa más potente de la actualidad, eso si, casi 3 veces más caro que el procesador en cuestión.

 

Te sugiero que leas los siguientes reviews:

Placa Madre Asus X-99 Deluxe

Monitores Curvos

Las Mejores Tarjetas Gráficas 2015

Compartir