La primera jornada de la Premier League inglesa se puede contar como la historia de tres porteros… o seis, si incluimos a sus sombras, esas presencias en el banquillo (u otro club) que mañana o pasado pueden reemplazarlos.

Las crónicas destacan las actuaciones de tres cancerberos en sendos partidos: Sergio Romero en el Manchester United 1-0 Tottenham; Petr Cech en el Arsenal 0-2 West Ham; y Thibaut Courtois en el Chelsea 2-2 Swansea.

El internacional argentino, que en un abrir y cerrar de ojos pasó de virtual desocupado (no ha tenido un puesto firme en Europa desde 2011) a titular interino en uno de los equipos más poderosos y ricos del mundo, empezó vacilante y terminó vitoreado, aunque con más alivio que entusiasmo.

De estar prácticamente “desocupado” en el ámbito de clubes, Romero fue titular con el Manchester United.

El checo, de quien la cátedra ha pronosticado que sumará por lo menos 10 puntos al Arsenal esta temporada, comenzó con un -3 en su cuenta tras ser señalado en los dos goles del West Ham, aunque en el primero tenga el descargo de que debió salir en auxilio de la zaga.

En cuanto al belga, nadie supone que Courtois vaya a ser reemplazado en la portería del Chelsea (es bueno, es joven, su técnico lo aprecia), pero la afición tuvo la oportunidad de ver a su sombra, Asmir Begovic, que lo reemplazó en el segundo tiempo cuando el árbitro lo expulsó por derribar a Bafétimbi Gomis.

Antes de esa jugada Courtois fue batido por el ghanés André Ayew en una jugada digna del gran Abedi Pele… que es el padre de Ayew, digamos de paso.

De altura

El bosnio Begovic se arrojó en dirección contraria al penal bien ejecutado por Gomis, pero luego demostró la seguridad y presencia que atraen a Mourinho, quien parece favorecer a los arqueros muy altos: Courtois mide 1,99m; Begovic 1,98m; Cech 1,96m… 10 centímetros más que Iker Casillas, a quien adoraba antes de repudiarlo como una influencia negativa en el vestuario.

Cech llegó para ser el referente de la portería del Arsenal, pero su debut generó una ola de burlas en internet.

Pero Cech no pareció tan alto en la portería del Arsenal en el primer partido, al menos a los ojos del público y la mayoría de los comentaristas, que lo encontraron responsable en parte de los dos goles del West Ham.

En su descargo, se podría decir que en el primero, de Cheikhou Kouyaté, quedó expuesto por sus zagueros, que facilitaron el cabezazo del senegalés, mientras que en el segundo, un disparo repentino desde media distancia del argentino Mauro Zárate, el guardavallas estaba moviéndose en dirección opuesta y por eso dio una impresión de lentitud al arrojarse.

Mourinho ni siquiera le dirigió la mirada a su portero Courtois, expulsado frente al Swansea.

Lo interesante es que esta actuación, con estos matices, reactualiza un tema que muchos creyeron agotado: ¿valía la pena apostar por Cech, dada la sospechosa aquiescencia a su transferencia demostrada por Mourinho?

La semana pasada informamos de que esta era una duda compartida por no pocos aficionados y comentaristas simpatizantes de los gunners: ¿por qué el Chelsea cedía un portero tan bueno a su rival? ¿No habrá gato encerrado?

¿Y Ospina?

Esta mentalidad conspirativa refleja el clima de frustración que recorre las tribunas del Emirates: a fin de cuentas, el Arsenal de Wenger no gana el título de la Premier desde la temporada 2003-2004.

La última vez que se vio a Ospina en acción fue durante su milagrosa actuación frente a Argentina en la Copa América.

Los admiradores del checo, y nos contamos entre ellos, insistimos en que sus presuntos errores fueron típicos de un portero que necesita más partidos, tras una temporada inactivo: “sólo tiene 33 años”, decimos (uno menos que Iker Casillas, con quien comparte cumpleaños el 20 de mayo).

Desde el punto de vista latinoamericano se podría recordar la excelente impresión, para muchos consagratoria, dejada por el colombiano David Ospina como titular en la segunda parte de la temporada pasada, así como la presencia como tercer portero del argentino Emiliano Martínez.

Lea: David Ospina, el colombiano bajito que se apropió del arco del Arsenal inglés

La apuesta de Arsène Wenger por Cech (su pase costó £10m) contrasta con su parsimonia en otras contrataciones: Ismael Bennacer (AC Arles-Avignon), Donyell Malen (Ajax), Yassin Fortune y Jeff Reine-Adelaide (ambos del Lens).

En cuanto a los descartes, casi todos préstamos, han sido numerosos: trece jugadores, entre ellos Wojciech Szczesny (ejem, otro portero, al Roma) y Lukas Podolski (la única venta, por £1,8m, al Galatasaray).

El resultado del partido ante el West Ham redobló las presiones sobre la necesidad de otros refuerzos, en particular un goleador más confiable que Olivier Giraud: se habla (sorpresa, sorpresa) de otro francés, Karin Benzema.

En la cueva del diablo

Sea como fuere, la situación de las porterías en el Emirates Stadium y Stamford Bridge es paradisíaca en comparación con el caos en Old Trafford.

Víctor Valdes y David De Gea vieron el triunfo del Manchester United sobre Tottenham desde la grada.

Romero es una rara avis en el fútbol internacional: portero titular del seleccionado argentino (actualmente primero en el ranking de la FIFA), pero sin un puesto indiscutible en un primer equipo importante.

No es válida la comparación con Ospina y Keylor Navas (Real Madrid), ya que el argentino ha calentado los banquillos del Sampdoria y el Mónaco, dos clubes de segunda fila en Italia y Francia.

Louis Van Gaal confía en él porque fue su portero titular en el AZ Alkmaar, pero muy difícilmente le habría confiado la portería del Man United si por diversas razones no hubiera apartado a David De Gea (desconcentrado ante los requiebros del seductor caballero de Madrid) y Víctor Valdés (rebeldía filial).

Otro portero, Sam Johnstone (es de la casa y tiene 22 años, pero ha estado cedido desde 2011), quedó en el banquillo, donde no tuvo sitio Anders Lindegaard, un danés de 29 años a quien Van Gaal ha invitado a marcharse.

Si Van Gaal fuera un técnico menos mediático su tratamiento de los porteros esta temporada le habría costado un despido fulminante.

Y si tanto De Gea como Valdés y Lindegaard se marchan en los próximos días… ¿quién ocupará una de las porterías más difíciles del fútbol internacional?

Se supone que Romero será suplente de… ¿de quién? El candidato más mencionado es Jasper Cillessen, del Ajax, a quien Van Gaal dio la titularidad en el seleccionado naranja, por quien el United ofrecería unos £25 millones.

Pero en el Ajax saben reconocer la desesperación: Frank de Boer advirtió hace unos días que “deberán pagar muy caro para llevarse a Jasper”.

El desenlace lógico o natural de esto podría ser que el Man United venda barato (el Real Madrid podría llevarse gratis a De Gea en 2016) y compre caro.

¿Qué dirá Alex Ferguson? Aunque el escocés tiene buena parte de responsabilidad en todo esto.

VíaRaúl Fain Binda
FuenteBBC Mundo
Compartir