El ministerio de Asuntos exteriores de Reino Unido dijo este domingo que buques y helicópteros españoles cometieron una “clara violación del derecho internacional” después de entrar en sus aguas en Gibraltar sin autorización.

Según el ministerio, la policía española hizo varias incursiones en su territorio marítimo en los últimos dos días mientras perseguía delincuentes.

La Marina Real británica escoltó fuera de sus aguas embarcaciones del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), entidad española a cargo de la investigación de crímenes de drogas y lavado de dinero.

El ministro británico Hugo Swire dijo que las incursiones son “completamente inaceptables”.

“El 9 de agosto los barcos del Estado español entraron en repetidas ocasiones en aguas territoriales británicas en Gibraltar sin notificar a las autoridades gibraltareñas”, dijo Swire.

“Entendemos que los españoles estaban en medio de una persecución de otros barcos que podrían estar cometiendo delitos, sin embargo, es completamente inaceptable e ilegal bajo el derecho internacional marítimo entrar en nuestras aguas sin avisarnos”, agrego.

El ministro describió las “reiteradas incursiones en aguas territoriales británicas en Gibraltar” como una “clara violación a la soberanía de Reino Unido por otro país de la Unión Europea”.

Gibraltar
España y Reino Unido han tenido varias tensiones por sus diferencias territoriales sobre el peñón de Gibraltar.

Reino Unido ha planteado el asunto con carácter de urgencia con las autoridades españolas, añadió el minitro británico.

En uno de los hechos, los españoles presumiblemente estaban persiguiendo traficantes que penetraron las aguar británicas y arrojaron paquetes de drogas desde un bote inflable de velocidad rápida.

Supuestamente la policía española también voló un helicóptero sobre la zona de la playa de arena de la bahía en la isla, en un hecho calificado como “extremadamente peligroso” por el gobierno Gibraltar.

Además, fue reportado que las autoridades españolas también habrían abordado un barco y cuestionado a la tripulación, mientras estaban en territorio marítimo de Reino Unido.

Lea también: Diez cosas que quizás no sabía de Gibraltar

Muestra de “bravuconería”

El Gobierno de Gibraltar dijo que está “sorprendido y consternado” por los incidentes.

Gibraltar, 2013
Reino Unido y España tuvieron fuertes roces diplomáticos en 2013 cuando el primero endureció los controles de aduana quienes entraran desde Gibraltar.

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, dijo que las incursiones son una muestra peligrosa de “bravuconería”.

También dijo que la policía de Gibraltar debió haber sido convocada para ayudar en la captura de los delincuentes una vez que la persecución parecía destinada a entrar en aguas británicas, y culpó a los españoles por el escape de uno de los sospechosos por no haberlo hecho.

“Estoy seguro de que hablo por todo Gibraltar cuando digo que consideramos que esta ha sido una acción grave e innecesaria por parte del SVA español y que ha tenido consecuencias escandalosas en relación con la violación de nuestra soberanía”.

Otras tensiones

Fabian Picardo
El ministro de Gibraltar Fabian Picardo calificó la supuesta violación territorial de las autoridades españolas como “grave e innecesaria”.

En abril de 2013, el embajador español fue convocado por la Oficina de Relaciones Exteriores de España después de una “incursión seria” de buques españoles en aguas de Gibraltar, que le fue explicado a la BBC como una colisión menor entre un barco de la Guardia Civil española y una embarcación de la Policía Real de Gibraltar.

En febrero de ese mismo año, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico emitió una protesta formal cuando un buque de guerra español interrumpió un ejercicio de entrenamiento de la Marina Real en aguas de Gibraltar.

El enclave de alrededor de 600 hectáreas de extensión –poco más del doble de Central Park de Nueva York- pasó a manos británicas en 1713, cuando España lo cedió por el del Tratado de Utrechtt, que puso fin a la larga Guerra de Sucesión y llevó a los Borbones a la corte de Madrid.

Sin embargo, España no reconoce la soberanía británica sobre el peñón lo cual genera tensiones entre los dos países.

FuenteBBC Mundo
Compartir