Las impresoras 3D basan su funionamiento en calentar el llamado ‘filamento’, y un cabezal móvil coloca el material líquido en finas capas en el objeto a crear.

En principio, las impresoras 3D eran dispositivos exóticos, pero cada vez más fabricantes sacan sus modelos al mercado. Por este motivo, ha llegado el momento de realizar la primera comparativa de impresoras 3D.

Para la ocasión hemos podido probar 10 modelos de impresoras 3D, que se sitúan entre 599 y 2.299 €:

1. Ultimaker 2 2. Felix Robotics 3.0 Dual Extruder
3. Conrad Renkforce RF 1000 4. PP3DP TierTime Up! Mini
5. XYZ Printing Da Vinci 1.0 6. Makerbot Replicator Mini
7. Weistek IdeaWerk WT150 8. Irapid Black
9. German Reprap Neo 10. Sintermask fabbster G

¿En kit o montada?

El mercado de las impresoras 3D aún es joven, con muchos fabricantes desconocidos hasta ahora. En algunos casos, antes de la compra, has de decidir si quieres un modelo montado o un kit de montaje. Este último es bastante complejo porque hay cientos de piezas, así que sólo hemos probado un modelo en formato kit, Fabbster G.

fabbster G

Sin embargo, el hecho de ‘desempaquetar, encender y comenzar’ tampoco funcionó con muchos otros modelos. En la Weistek, el software era defectuoso; en la German RepRap fue muy difícil colocar el filamento y la Da Vinci requirió una larga calibración (en contra de lo que dice el fabricante).

¿De dónde salen las plantillas?

Si quieres trabajar con una impresora 3D, necesitas plantillas tridimensionales. Puedes crearlas mediante software, con un escáner 3D o descargarlas desde Internet. Los objetos llegan a la impresora 3D mediante la conexión USB y todos los fabricantes incluyen los controladores apropiados o permiten su descarga desde su página web.

Makerbot Replicator Mini

Muchas impresoras 3D hacen muchísimo ruido, así que seis de los modelos ofrecen otra posibilidad: si guardas el fichero de impresión en una tarjeta SD, se puede realizar la impresión sin PC y dejar que el dispositivo haga ruido en, por ejemplo, el sótano o el garaje. El modelo de MakerBot incluso funciona mediante WiFi. Eso sí, has de mantener el PC encendido durante toda la impresión. Lo que generará un consumo eléctrico adicional ya que, en función del tamaño y de la calidad de los objetos, la impresión dura, entre unos minutos y 40 horas.

El filamento correcto

Antes de la impresión, puedes elegir el filamento correcto. En 7 de los 10 candidatos, al menos no era necesario utilizar el plástico que indica el fabricante. El filamento, además, no debe ser frágil y la marca ‘Innofil’ resultó de las más suaves. El que empleamos en la prueba ‘German RepRap’, se rompió durante la impresión y hubo que tirarlo.

German RepRap

Además, la impresora ha de usar el filamento de forma eficiente. La Fabbster no usa el rollo de filamento de 1 kg, sino barritas de 25 cm, que primero has de colocar en un carrete en la dirección correcta. La impresora saca las barritas del carrete y une los extremos del filamento. Pero no funcionaba siempre y este se rompió varias veces.

¡Ni demasiado rápido, ni demasiado grueso!

La prueba demostró que las impresiones 3D de alta calidad, en objetos con muchos detalles, tardan mucho. Y también el grosor de las capas de impresión determina la calidad. Así, con un grosor de 0,05 mm, se representan las figuras de forma muy precisa. Con 0,20 mm aparecen muchos menos detalles.

Ni muy frío, ni muy caliente

La consistencia del filamento también determina la calidad de los objetos. El calentador del cabezal, el llamado ‘extrusor’, ha de subir la temperatura hasta un punto determinado para que la impresora pueda procesarlo por capas.

vestido 3d

Si es demasiado elevada, el filamento se disuelve en una pasta y no se pueden crear objetos 3D. Si no se calienta lo suficiente, será demasiado espeso para procesarlo bien.

Siempre en horizontal

La placa en la que se crea el objeto también influye. Ha de tener exactamente, en todos los puntos, la misma distancia al cabezal y debe ser totalmente plana. Como las impresoras 3D generan grandes vibraciones, la placa tiene que estar bien fijada, como en la Ultimaker 2 y la Felix. De lo contrario, los objetos salen torcidos o doblados.

Los resultado son aún peores si la placa se suelta. En la iRapid, en la que se utilizan imanes para la fijación (en lugar de tornillos), la placa salió volando de la impresora en varias ocasiones. Y también en la Weistek ocurrió lo mismo.

irapid black

Por otro lado, el filamento ha de fijarse firmemente a la impresión. Para ello, se utilizan superficies especiales, por ejemplo, unos agujeros en la placa de la Weistek. Este dispositivo crea una capa de soporte antes de empezar la impresión.

Esta capa (llamada ‘raft’) se quita tras la impresión. Sin embargo, sólo fuimos capaces de quitar los objetos impresos de las placas con un martillo y una espátula afilada. Y, en más de una ocasión, estropeamos la impresión. Resulta mejor la de cristal con calefacción del Ultimaker 2. El objeto se adhiere perfectamente y, tras enfriarlo, se puede separar sin problemas. Más sencillo.

Fiabilidad y precisión

Pero, incluso con una placa de impresión fija y una temperatura y filamento correcto, no se garantizan objetos perfectos. Los modelos de Renkforce, Fabbster e iRapid produjeron tres fallos y una impresión correcta, con objetos grandes.

Ultimaker 2

El ganador, Ultimaker 2, no dio ni un fallo, sino objetos muy detallados con estructuras muy finas. Y la Felix, en segundo lugar, imprimió objetos 3D de alta calidad.

¡Cuidado, peligro!

Muchos de los candidatos no sólo tenían serios problemas con la calidad de la impresión, sino también con la seguridad. Así, los modelos de Neo, iRapid y Fabbster tenían graves problemas eléctricos y, en el peor de los casos, te puedes electrocutar.

Aún más grave es que la seguridad mecánica no existe ni en la Renkforce ni en la Fabbster. Aquí, el carro de impresión se mueve de un lado a otro sin protecciones. Si casualmente pones un dedo en medio, te quedas sin él. Resulta curioso que el fabricante hable de tecnología industrial de alta calidad, viendo que tal y como está diseñado el dispositivo ni siquiera podría usarse en la industria.

Felix Robotics 3.0 Dual Extruder

Cualquier comité de seguridad o sindicato lo impediría de inmediato.

Resumen

Un procesamiento lamentable, mala calidad de impresión, serios defectos de seguridad… La mayoría de los candidatos tienen graves defectos. En esta comparativa sólo nos ha convencido la Ultimaker 2. Por 2.299€ es muy cara, pero este dispositivo de alta calidad ofrece buenos resultados

Impresora Precio Opinión
Ultimaker 2 2.299 €

La Ultimaker no sólo consigue unos acabados de primera, sino que también proporcionó los mejores resultados, con diferencia. Las impresiones eran de buena calidad y muy detalladas. Pero también tenemos quejas: hace ruido y huele bastante durante las impresiones.

Felix Robotics 3.0 Dual Extruder 1.989 €

La Felix tiene dos cabezales de impresión (extruder). Así, puede imprimir con filamento en uno y con el segundo colocar material de soporte para objetos con salientes (por ejemplo, la nariz de una cabeza). El material de soporte se quita con agua caliente.

Conrad Renkforce RF 1000 1.999 €

Hasta que la Renkforce imprimió objetos grandes pasaron horas. Dos problemas entre muchos: destrozaba el filamento en los rodillos de guía y el calibrado de fábrica no sirvió de nada. Tras solventar estos problemas, la Renkforce logró proporcionar buenas impresiones.

PP3DP TierTime Up! Mini 649 €

El modelo Up! Mini imprimió bien y con buena calidad, pero sin mucho detalle y sólo objetos con un volumen máximo de 1,8 litros. El ganador consiguió 8,8 litros de volumen. Lo que está bien es que el sistema es cerrado, con lo que se perciben poco el ruido y los olores.

XYZ Printing Da Vinci 1.0 599 €

No nos lo pudimos creer, pero venía con un tubo de pegamento. Con él debes untar la placa de impresión, para que el modelo se quede fijo. Pero eso no funcionó bien y las impresiones terminaron en la basura. Otro problema: sólo puedes utilizar el caro filamento del propio fabricante.

Makerbot Replicator Mini 1.599 €

Casi 1.600 € es lo que pide Makerbot por el Replicator Mini –es demasiado para un dispositivo que sólo proporciona objetos de un máximo de 12 x 9 x 9 cm–. Además, sólo puede utilizar el caro filamento de Makerbot. Aunque la calidad de impresión está bien y la velocidad es elevada.

Weistek IdeaWerk WT150 599 €

Las impresiones del Weistek sólo se podían soltar de la placa de impresión con un martillo y una espátula afilada. Y en más de una ocasión la estropeamos de esta forma, si no acababa primero en la basura porque se soltaban los tornillos de la placa de impresión.

Irapid Black 999 €

En el modelo iRapid hay unos imanes que deberían fijar la placa de impresión. Pero no lo hacen, así que la placa, junto con la impresión, salió volando de la carcasa. Además, se partió la palanca que presiona el filamento y el enchufe no encajaba bien en la pared.

German Reprap Neo 699 €

El filamento incluido en el Neo se rompía y paraba la impresión con frecuencia. Resultado, las impresiones a la basura. El fabricante ha prometido mejoras. La calidad de los objetos pequeños está bien, pero falta detalle. Defectos eléctricos provocaron la mala puntuación.

Sintermask fabbster G 1.989 €

La impresora Fabbster, que también está disponible como Kit, trabaja con barras de filamento, así que no garantiza uniones perfectas. De modo que hubo muchas malas impresiones. La placa de fijación es inestable, y tapas y tubos se soltaban. Penalización en la nota.

 

Compartir