Sería el primer sistema de cómputo a exaescala del mundo.

Una computadora capaz de hacer un trillón de cálculos por segundo, es decir: 1000.000.000.000.000.000.

Ese es el ordenador que quiere construir Estados Unidos antes de 2025, el más rápido del mundo, y para ello el presidente Barack Obama firmó este miércoles una orden ejecutiva.

La orden, titulada Creating a National Strategic Computing Initiative (Creación de una iniciativa nacional y estratégica de computación), permitirá unir en un solo organismo los esfuerzos de varios departamentos gubernamentales que llevan años investigando sobre la materia.

El nuevo ente tendrá la tarea de construir el primer sistema de cómputo a exaescala del mundo, un superordenador que pueda realizar 1.000 pentaflops, un trillón de cálculos por segundo.

Esa velocidad de procesamiento es 20 veces superior a la de la computadora más potente de la actualidad, una máquina china, y mil millones de veces superior al de un ordenador personal.

Obama firmó la orden ejecutiva el miércoles.

Y podría revolucionar campos tan variados como la biología molecular o la predicción meteorológica.

Los investigadores de una iniciativa de la Casa Blanca llamada Precision Medicine (Medicina de precisión) aseguran que esa velocidad de procesamiento podría ayudar a crear medicamentos personalizados.

Mientras, el Human Brain Project, una iniciativa de la Comisión Europea para investigar el cerebro humano, considera que permitiría desentrañar los secretos de ese campo.

“Carrera por el liderazgo con China”

En la actualidad Estados Unidos ya tiene supercomputadoras.

EE.UU. ya tiene supercomputadoras.

Es el país del mundo con más ordenadores de ese tipo, según la lista publicada este mes por TOP500, una organización que clasifica el rendimento de estas máquinas.

Las utiliza para un gran número de proyectos de investigación científica y de defensa.

Entre otros, los ingenieros aeroespaciales estadounidenses las usan para hacer modelos de aviones y armas, y los climatólogos para predecir el posible impacto de huracanes y los efectos a largo plazo del cambio climático.

Sin embargo, aunque EE.UU. es el país con más supercomputadoras, no posee la más rápida.

Ese supercomputador está en China, en el Centro de Computación Nacional, en Cantón, en el sur del país. Se llama Tianhe-2 y tiene una capacidad de procesamiento de 33,86 pentaflops, el doble de la máquina estadounidense más rápida, Titan.

El superordenador más potente está hoy en China.

Así, ante la última decisión de Estados Unidos, los expertos ven una clara competencia entre este país y Pekín por el liderazgo tecnológico.

Lea: Las maniobras de EE.UU. para bloquear la supercomputadora china

“Estados Unidos se ha despertado y ha visto que si quiere mantenerse en la carrera (por el liderazgo en el campo de la tecnología) tiene que invertir”, explicó Mark Parsons, del Parallel Computing Centre (EPCC) de Edimburgo, Escocia, a la BBC.

Aunque el país lleva años invirtiendo en ello. En 2012 la Administración Obama ya destinó US$126 millones para el desarrollo de la computación a exaescala, seis veces más que el año anterior.

“En el clavo, en términos de estrategia”

Por su parte, Richard Kenway, profesor de física matemática y subdirector de computación de alto rendimiento de la Universidad de Edimburgo cree que el plan de EE.UU. da “en el clavo” en términos de estrategia.

En 2012 la Administración Obama ya destinó US$126 millones para el desarrollo de la computación a exaescala, seis veces más que el año anterior.

“Da en el clavo al unir la ambición de desarrollar un nuevo hardware al de mejorar el Big Data (los sistemas informáticos basados en la acumulación a gran escala de datos y de los procedimientos usados para identificar patrones recurrentes dentro de esos datos)”, señaló a la BBC.

Y al igual que los expertos del proyecto Precision Medicine de la Casa Blanca, Kenway insistió que la computadora podría ayudar a diseñar fármacos a la medida de cada paciente.

Lea también: ¿Puede una supercomputadora diagnosticar mejor que un médico?

“Hoy las medicinas se diseñan para el humano promedio y funcionan bien para algunas personas, pero no para todas”, dijo.

Aunque EE.UU. es el país con más supercomputadoras, no posee la más rápida.

“El verdadero reto es diseñar fármacos para cada individuo, porque ya se puede conocer su genoma y su estilo de vida”.

La supercomputadora también permitiría predecir el clima a largo plazo, señaló Parsons.

Y dará a Estados Unidos una capacidad de investigación mayor que la de cualquier país, incluida China.