Una mirada al interior del mundo de la alta fidelidad de Sennheiser

Wedemark, Junio 2015 – El principal objetivo del desarrollo de audífonos modernos es reproducir el sonido de manera tal que sea tan realista y directo como sea posible. También ese es el propósito de los ingenieros y desarrolladores acústicos en Sennheiser.  El especialista en audio de Wedemark continúa diseñando y manufacturando audífonos para las más altas demandas de alta fidelidad, cuidando de producir tecnología de vanguardia y pionera – siempre conducida por el ideal de lograr la perfección de sonido.

HD 414_1

El parteaguas del desarrollo de audífonos
La historia del sonido de alta fidelidad comenzó con el HD 414. Los primeros audífonos abiertos en el mundo revolucionaron el mercado de audífonos en 1968. Por primera vez, los oídos pudieron escuchar en la forma en que están acostumbrados: abiertos y libres en el espacio. El sonido podía viajar al tímpano de manera mucho más natural y clara que en los modelos cerrados los cuales estaban disponibles en esas épocas. Con el nuevo principio, el HD 414 desencadenó un boom absoluto en las ventas de audífonos. Más de 100,000 juegos de audífonos se habían vendido para finales de 1969. Hasta hoy, el HD 414 permanece como uno de los modelos de audífonos con mayores ventas en el mundo, con un total de más de 10 millones de unidades vendidas. Otro logro aún mayor le siguió cuando los ingenieros de Sennheiser combinaron el principio de audífonos abiertos con la tecnología del transductor electroestático por primera vez. El lanzamiento del modelo unipolar 2000 de Sennheiser en 1977 causó sensación en el mundo del audio. Su principio fue otra vez una innovación en la tecnología de audio.

 

En el transductor electroestático, un alto voltaje es aplicado en dos electrodos que parecen rejillas. Así como en una bocina, este voltaje causa que un diafragma recubierto en aluminio vibre a tiempo con la señal de audio. Esto resulta en una resolución extremadamente buena y en una baja distorsión armónica total. “La curva de su frecuencia tiene una curvatura relativamente profunda de 2 a 4 kHz. Esta es una de las razones por la cual estos audífonos generaron una imagen de sonido extremadamente espaciosa, detallada, transparente, airosa y sin embargo poderosa en una calidad sin precedentes,” fue como la revista de audio ‘Hifi-Stereofonie’ alabó los nuevos audífonos.

De una verdadera inundación de audífonos nuevos que fueron introducidos, uno en particular resaltó como un modelo a seguir en 1991: el electroestático Orpheus HE 90/HEV 90. Con la osada y ambiciosa misión de construir los mejores audífonos del mundo, los desarrolladores de Sennheiser otra vez se pusieron a trabajar – y una vez más excedieron todas las expectativas del sector del audio con estos audífonos electroestáticos y su impresionante tubo pre-amplificador. Dos diafragmas cubiertos de platino vibran entre electrodos de vidrio cubiertos de oro. Un tubo de amplificador de 500 volts provee suficiente poder para permitir al Orpheus liberar completamente su sonido. Debido a la extremadamente compleja tecnología que conlleva, el Orpheus fue introducido en una edición limitada de sólo 300 unidades. Estos legendarios audífonos aún permanecen como la máxima referencia para la escucha de alta fidelidad y para todos los modelos de alta calidad que el especialista en audio Sennheiser continúa desarrollando.

HD 800_2

El mundo actual de alta fidelidad de Sennheiser

Los últimos productos de alta fidelidad están enfocados en garantizar la reproducción de sonido perfecto. Con el HD 800, Sennheiser tomó la tradición del legendario Orpheus y ha desarrollado un set de audífonos de alta calidad que ofrecen lo último en precisión en reproducción y espacialidad única. El componente clave de estos audífonos dinámicos es el transductor de 56-mm. Su innovador diseño de anillo reduce la distorsión al mínimo aun cuando el transductor es tan largo como 56 mm, ya que la parte vibrante del diafragma no tiene un área de superficie circular sino sólo una sección anular. Significativamente menos materia entonces resulta en menos inercia y menos vibración adicional en rangos de frecuencia alta. El resultado: beneficiándose de la distorsión armónica total de menos de 0.02 porciento (en 1 kHz y 100 dB nivel de presión de sonido), el HD 800 con sus vibrantes tonos altos y bajos precisos ofrece una imagen de sonido con claridad insuperable.

El HD 700 presenta una combinación perfecta de propiedades de acústica sobresalientes y diseño de producto sofisticado. La selección de su estilo y material han sido reflexionadas hasta el detalle más fino para explotar totalmente el potencial de sonido en la unidad acústica. Los auriculares están diseñados de tal manera que las ondas de sonido están dirigidas a los oídos en un ligero ángulo. Esto resulta en una experiencia de escucha impresionantemente natural. Los auriculares presentan un diseño completamente abierto. Esto no solo asegura un sonido altamente transparente sino también claramente expone el “corazón” de estos emocionantes audífonos: el transductor Duofol de 40 mm. Su poderoso sistema magnético de neodimio garantiza una reproducción de audio detallada y parecida a la realidad de 10 a 42,000 Hz.[:]

Compartir